Pasar al contenido principal

Niños indígenas, entre la pobreza y el analfabetismo

Se trata de un pequeño niño indígena de casi dos años de edad, aunque esa información tal vez está equivocada, pues su mamá no recuerda bien cuando nació.
 
Hacía frío, dice Amalia Rosas, mujer joven, no más de 25 años de edad y que viaja desde el municipio de Oriental a la capital para conseguir la limosna de los transeúntes.
 
Su hijito, Cesarín, duerme mucho, tal vez sea por el hambre, se les nota la desnutrición en la piel, en los ojos y en la cara.
 
Alma ha decidido que su primogénito no cursará la escuela.
 
“Me tiene qué ayudar”, comenta.
 
Así es como vive la mayoría de la población pobre que hay en el estado y en todo el país. Los hijos nacidos en estas familias llevan la insignia del no estudio.
 
En este contexto, se desarrolló el Congreso sobre la Primera Infancia, en el que el gobierno federal, estatal y de Latinoamérica se reunieron a fin de buscar solución a este problema.
 
México no es el único país en el que falta atención en la primera infancia, en Colombia necesitan mil 700 jardines de niños y es un país más pequeño al nacional.
 
María Clemencia Rodríguez de Santos, esposa del presidente de Colombia, expresó durante su conferencia magistral que en su país existen 5 millones de niños menores de cuatro años, de ellos, la mitad viven en pobreza extrema.
 
“Todos los desarrollos cognitivos se generan siempre en la primera infancia, cuando los niños están tristes, enojados o quieren jugar, es el momento clave en el que los adultos se deben acercar a fin de tener una interacción con ellos”, comentó la colombiana.
 
Asimismo, compartió un programa que hacen en aquel país denominado “de 0 a Siempre”, el cual busca promover el desarrollo infantil a través de un trabajo unificado de acuerdo a la edad, al contexto y a las condiciones sociales de los menores.
 
En el acto, Gabriela García, directora de Protección de la Infancia del DIF Nacional, explicó que en México existen 39 millones 264 mil niños, de los cuales el 21.8 por ciento están en el rango de los 0 a los 3 años.
 
Resaltó el tema de las estancias infantiles, que hasta el momento atienden, sólo en Puebla, a 11 mil 946 menores.
 
Sin embargo, no todos los municipios cuentan con este programa y los que lo tienen no son usados por las mamás de muy escasos recursos.
 
Lo que es un hecho, explicaron expertos de este foro, es que el 80 por ciento del cerebro de los menores se desarrolla entre los cero y los tres años de edad, tiempo en el que los niños exploran y aprenden a desenvolverse en su entorno.Air Jordan 3 For Women-024

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO