Pasar al contenido principal

Llama Esparza a estudiantes a romper límites

Un nuevo modelo universitario, enmarcado en las condiciones de la aldea global que se viven en el mundo, formador de profesionistas con un alto compromiso humano y cuyas instalaciones sean amables con el medio ambiente, fueron los ejes planteados por Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), al rendir su segundo informe de trabajo.

 

Desde el auditorio del Complejo Cultural Universitario y flanqueado por el gobernador Rafael Moreno Valle, el alcalde Antonio Gali Fayad y el secretario general de la universidad, René Valdiviezo Sandoval, Esparza rindió cuentas ante la comunidad universitaria que lo eligió en 2013 y aseguró que en este tiempo la BUAP ha consolidado su prestigio como formadora de profesionistas con alto compromiso social y de reconocida capacidad en los ámbitos de su competencia.

 

Alfonso Esparza destacó la adaptación de la universidad pública a la realidad que impera en México y el mundo, por lo que habló del compromiso de la BUAP, que no se centra únicamente en la formación de profesionistas exitosos, sino también de seres humanos preocupados por su entorno. Aseguró que desde ese concepto, la universidad es más que solo un centro de aprendizaje, sino un espacio de encuentro; más que únicamente edificios modernos, sino más bien una segunda casa para todos quienes forman parte de ella.

 

“Durante este periodo hemos delineado una universidad socialmente responsable, una universidad amigable con el medioambiente, decidida a mejorar las condiciones laborales, con viabilidad financiera y comprometida con el beneficio social. Hoy, la sociedad reclama de la universidad pública acciones innovadoras para enfrentar los retos de un mundo en constante cambio”, fue uno de los primeros enunciados que expresó Esparza Ortiz.

 

El académico exaltó la creación de nuevos planes y programas de estudio, para cuya elaboración participaron por lo menos cuatro unidades académicas. También destacó la ampliación de la oferta universitaria a través de los 80 programas de licenciatura y los 103 posgrados, además de los dos programas de bachillerato impartidos en 19 planteles. Recordó que en 2016, por primera vez luego de 20 años, la universidad retomará la oferta semestral, por lo que 2,030 nuevos estudiantes ingresarán a la BUAP en enero próximo.

 

También resaltó la creación del primer programa internacional de la institución, correspondiente a la Licenciatura en Dirección Financiera, cuyos egresados contarán con la posibilidad de titularse ya sea con aval de la Universidad de Nuevo México, en Estados Unidos, o bien, de contar con el respaldo de la Universidad de Tianjin, China.

 

En el rubro de la infraestructura, Alfonso Esparza destacó la creación de 147 aulas para alumnos de diferentes carreras, cuyos inmuebles cuentan con la más desarrollada tecnología, ya que son amables con el medioambiente. Casi todos permiten la captación de energía solar y agua de lluvia para mejorar las condiciones ecológicas. También destacó la construcción de siete edificios de multi-aulas y dos de multi-laboratorios.

 

“Construimos infraestructura, no edificios”, destacó el rector Esparza mientras escuchaba los aplausos de la comunidad que se dio cita en el Complejo Cultural Universitario. De ese mismo campus destacó la construcción de dos pasos peatonales a nivel de piso, ejecutados por la misma universidad con apoyo de la Secretaría de Infraestructura del gobierno del estado, los cuales surgieron a petición de la comunidad estudiantil. También destacó la construcción de dos ciclovías: una en el área del CCU y otra de Ciudad Universitaria al Carolino, con el apoyo de la administración que encabeza Rafael Moreno Valle.

 

“Mi compromiso como rector fue garantizar una política académica. Durante los primeros dos años de mi gestión se han realizado 34 sesiones (del Consejo Universitario). En la última propusimos que el inmueble recién recuperado y que durante muchos años ocupó una empresa privada (Megacable) se utilice para la creación de un centro universitario de servicios. Allí, con todas y cada una de las unidades académicas, se ofertarán servicios especializados en cada una de sus disciplinas”, sostuvo el máximo líder de la universidad pública.

 

Esparza Ortiz también informó del otorgamiento de 14,695 becas de estudio para jóvenes destacados o con necesidades económicas, lo cual significa que dos de cada 10 estudiantes cuentan con dichos apoyo. Este aspecto fue reconocido por el gobernador del estado durante su intervención. Esparza también destacó la entrega de 3,294 becas alimenticias, 4,000 tabletas electrónicas, así como la construcción de 40 bebederos en todas las unidades académicas.

 

Se dijo comprometido con el desarrollo generalizado de todos los municipios del estado, razón por la cual la universidad ha identificado las necesidades y el contexto de cada región para la creación de campus de estudio en 22 municipios en apenas dos años. Esto, dijo Esparza, significa que la universidad tiene presencia en 82 % del territorio de la entidad y señaló que la calidad académica de cada campus al interior de Puebla es similar a la que hay en la capital del estado.

 

También destacó la creación de espacios innovadores como la Concha Flotante Acústica, sitios de esparcimiento y generación de energía como el Quiosco Universitario, donde los jóvenes se ejercitan al mismo tiempo que cargan sus celulares; la modernización de espacios deportivos, canchas de hockey, squash y futbol americano; la construcción de la Farmacia Universitaria número 16 en el estado (en la zona del CCU) y la construcción de 180 rampas y un elevador, para los universitarios con capacidades diferentes.

 

Llama a los jóvenes a ser rebeldes

 

Casi al final de su mensaje, Alfonso Esparza hizo un llamado a la comunidad universitaria para romper paradigmas y replantearse el concepto de la universidad pública. Dijo que la obligación de las instituciones es acercarse con los jóvenes. Para ello, anunció un mayor acercamiento con la comunidad universitaria, la implementación de programas alimenticios y garantizó la seguridad para todos los integrantes de la BUAP, tanto en su instancia al interior de los campus como durante su traslado.

 

“¿En qué consiste hoy y ahora la universidad? Si entendemos a la sociedad como exigen los tiempos modernos, descubrimos que vivimos uno de los pilares de la educación, que es la cercanía. La universidad debe ir a la búsqueda del estudiante, acercarse a él, debe tender vías de acceso para el intercambio. Esa es hoy una obligación o se corre el riesgo de quedarnos aislados de la realidad”, afirmó.

 

Invitó a los jóvenes a ser rebeldes, a ser inquietos, a preguntar, cuestionar e ir más allá de los límites planteados. “La universidad no es una isla, la universidad no es un espacio cerrado. La universidad respira”, afirmó Esparza y aseguró que la BUAP es uno de los corazones que hacen palpitar a Puebla. También señaló que los universitarios siempre encontrarán en su rector a una persona abierta al diálogo.

 

Al cerrar su participación y ya con la voz en un grito, Alfonso Esparza retó a los jóvenes a llevar a Puebla a un lugar al que nunca antes la han llevado; dijo que la BUAP avanzará en la medida en la que sus integrantes avancen. Pidió a los investigadores generar más y mejores líneas de conocimiento: “¿Es hoy el mundo el mismo que hace 50 años? ¿Qué hace diez años? ¿O que apenas hace cinco años? La universidad es, por encima de todas las cosas, la puerta al futuro y este futuro lo construyen personas obsesionadas por ir más allá, por continuar cuando todos los demás nos sentimos cansados”.

 

Y concluyó: “La universidad es el vehículo para aquellos que quieran mejorar. Hoy, hay mañana. La BUAP la hacen ustedes estudiantes: sigan estudiando, sigan inquietos, sigan rebeldes, llévennos a donde ninguna otra generación nos ha llevado nunca, llévennos a romper límites, ¡construyan, descubran, exploren, rompan, investiguen, arriesguen, hágannos soñar y sueñen sin límites!”

nike air max 90 infrared

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO