Pasar al contenido principal
Indice Político

Los tolucos, claudicantes en todo

Francisco Rodríguez

La literatura, la cinematografía, la radiodifusión y la televisión orientada por los Estados Unidos al finalizar la Segunda Guerra --y llevar al paroxismo la "guerra fría "a partir de la Conferencia de Yalta--, enajenó a los pueblos, los encadenó a las causas del "mundo libre". Daba lo mismo si se trataba del ñoño Míster Ed, el caballo que habla o la intrusiva Marina de McHale.

 

‎Jamás justipreciaron la invaluable colaboración que prestaron, enrolados en los ejércitos del Tío Sam, los negros, latinos e inmigrados europeos que no encontraban en el mercado de la "tierra de los libres" una ocupación más digna que matar semejantes sin saber por qué lo hacían.

 

La bandera de "huesos y calaveras", Mark Twain dixit, engulló ideologías y encomiendas. El triunfo de los aliados fue adjudicado a los "güeros" sureños que recibían a cambio todas las condecoraciones y los "corazones púrpuras" disponibles en el US Army y en la US Navy.

 

Nosotros, en el traspatio, éramos llamados la generación baby boom, los nacidos después de 1945, después que la mamá de Mac Arthur movió sus "influencias" en el Pentágono para que el famoso general "regresara" a los mares del Sur.

 

El protectorado japonés, jefaturado por el general faldero de cuatro estrellas, fue el emblema de la ‎"redención "de los vencidos. Y a darle que es mole de olla. Inocular en las zonas blandas del cerebro de las juventudes latinoamericanas el american way of life.

 

Y PM no era Pemex, ¡sino el empresario Jorge Larrea!

 

‎¿Por qué alababan tanto esas publicaciones al entreguista Luis Muñoz Marín, que dedicó su vida a hacer de Puerto Rico un iluso protectorado, una estrella más de la bandera norteamericana, vaciado de posibilidad alguna?

 

¿Por qué ensalzaban a los desastres de las causas de la libertad, como lo fueron los grandes homenajeados Konrad Adenauer, Arturo Frondizi, Alan García, Fulgencio Batista y tantos otros, que ya conscientes, tiramos a la basura?

 

Cuando éramos niños, nos sentíamos orgullosos al ver los grandes tinacos petroleros con las iniciales negras altísimas que apenas alcanzábamos a deletrear y que se ostentaban como PM.

 

Se nos hinchaba el pecho porque creíamos que querían decir "PEMEX", sólo que de forma abreviada, nada más que siguiendo la política de austeridad ruizcortinista, se ahorraran un poco de pintura.

 

Ahora resulta que no era "PEMEX ", sino la empresa privada "Perforadora México ", propiedad de Jorge Larrea, el mismo fraudulento cuyos descendientes se negaron a rescatar los cadáveres de los mineros sepultados en Pasta de Conchos, región carbonífera de La Laguna.

 

Nos mantuvieron ajenos a movimientos reivindicatorios

 

El mismo Giovanni Papini, dio al diablo el papel de protagonista salvífico de la doliente humanidad, de una manera magistral, orillando a la condición homínida a no tener salida, salvo a la regresión.

 

El gran Papini, estrella de la literatura de la "guerra fría "nos inoculó, desde su visión de derecha descarnada, de un culto al poder, grandilocuente, falso y enajenante, en el que muchos, sin ningún nivel de preparación, se embarcaron.

 

Porque, ¿a nombre de qué poder sepultaron nuestro reconocimiento y pertenencia de nuestra raza latina a las raíces africanas, a la música de percusión, a los ritmos "demoniacos" de salsa, rumba y conga, que alteraban según ellos el alma?

 

¿Por qué nos ocultaron la brava resistencia del mandarinato chino y las guerrillas de la Gran Marcha  a la penetración cultural inglesa que se intentó a través de envenenar a toda una raza con el sueño de opio?

 

Ahora quieren hacernos creer que somos un protectorado

 

Nunca más seremos los perdedores de la partida. Nunca más pagaremos los abonos a los propulsores del cretinismo, de la demagogia y la tecnocracia que quieren hacernos ver que no somos un protectorado.

 

Y ya jamás un protectorado maquilador, porque hasta las maquilas del Norte están cerrando sus puertas a medida que robotizan su producción, a medida que castigan más los salarios de las zonas deprimidas del Cono Sur y de los protectorados asiáticos.

 

La gran "estrella" de la economía, la que "representan" las inversiones de las automotrices sólo acepta un 10% de insumos nacionales. Jamás permitieron que se integraran las industrias, como siempre lo propuso el audaz modelo Shelton.

 

Ahora que, en complicidad con los ignorantes toluquitas borraron la planta agropecuaria, industrial y de servicios, ahora que devaluaron el peso sin ningún sentido" exportador", nos quedamos en los huesitos.

 

Ya no servimos ni como protectorado, si acaso como territorio biótico de anexión. Porque ya, sencillamente, no hay a quién proteger, ni de quién protegerlo, puesto que todo es suyo, en complicidad con el potentado de la telefonía.

 

Es la claudicación de todos los frentes, de todas las líneas, de cualquier posible futuro.‎ No existen ya, ni los valores mínimos de la nacionalidad.

Nike Jordan Super Fly 5

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO