Pasar al contenido principal
Acta Pública

¿Una mujer en la Presidencia de México?

Claudia Rodríguez

Si me apuran, yo advierto que esa posibilidad de que llegue una mujer a la Presidencia de México está aún muy lejana. En México, para empezar, la igualdad de género y la perspectiva de género no son solo tesis, sino acciones también que están en pañales. Quien advierta que la panista Josefina Vázquez Mota compitió como candidata presidencial, no puede dejar de señalar que ni sus mismos correligionarios apoyaban su empresa.

 

Si las mujeres insertas en los institutos políticos mexicanos y aquellas que quisieran ir por la libre o por la vía independiente hacia el máximo puesto del Poder Ejecutivo creen en la viabilidad de esa posibilidad, más bien habría que calificarla como remota.

 

Hasta ahora solo en papel existe en México la Ley General de Igualdad para Hombres y Mujeres, y en el caso de los escaños en el Congreso no se ha respetado ni siquiera para asignarles de manera igualitaria tareas torales al interior del mismo. Las mujeres sí escalan posiciones políticas en México, pero subyace el obstáculo de no darles todo el poder, ni siquiera compartido. Pensar que el dominio de los hombres nos deje llegar hasta Los Pinos como jefas del Ejecutivo es aún algo utópico.

 

En el mundo solo 19 mujeres dirigen su nación, el número representa a nivel mundial poco más del 10%.

 

En América Latina hay cuatro mujeres al frente de sus países. En Jamaica, Portia Simpson-Miller, quien creció en un gueto de Kingston y está a favor de la ruptura con la corona inglesa. En Trinidad y Tobago, Kamia Persad-Bissessar, quien denunció en el 2011 un complot para asesinarla. Dilma Rousseff en Brasil gobierna por reelección aunque hoy enfrenta una popularidad de apenas el 10 por ciento. Michelle Bachelet de Chile quien propugna abierta y continuamente por la promoción de la igualdad de la mujer. Por último en el continente Americano Cristina Fernández de Kirchner quien también atraviesa un angustioso camino por el desorden y corrupción en su gobierno.

 

En Europa no solo Ángela Merkel en Alemania, también Erna Soberg de Noruega, Nicola Sturgeon de Escocia, Helle Thorning-Schmidt de Dinamarca, Kolinda Grabar-Kitarovic de Croacia, Marie Louise Coleiro Preca en Malta y Ewa Kopacz de Polonia.

 

En África son dos las mujeres gobernantes: Ellen Johnson Sirleaf en Liberia y Catherine Samba-Panza de República Centroafricana.

 

En Asia Atifete Jahjaga de Kosovo, Laimdota Straujema de Letonia, Dalia Grybauskaite de Litonia, Sheikh Hasina Wadjed de Blangladesh y Park Geun-hye de Corea del Sur.

 

Que llegue una mujer al poder no es sorpresivo, pero sigue siendo una empresa difícil en un mundo de hombres y para muestra México.

 

Acta Divina… El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, en la sede de la ONU, durante la Cumbre “Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres: un compromiso para la acción”, señaló que para seguir avanzando hacia mayor igualdad el Gobierno de la República instrumentará medidas sustanciales.

 

Para advertir… Igualdad de género para empezar al interior de cada familia en derechos y responsabilidades.

Nike React Element

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO