Pasar al contenido principal

Pacientes y hospitales erogan grandes cantidades por hemodiálisis

A nivel mundial, la importancia de las enfermedades renales suele pasarse por alto. El diagnóstico a menudo se produce en una fase tardía, porque generalmente la degradación de la función renal es progresiva y silenciosa. Además, hay muy pocos tratamientos disponibles y las soluciones suelen ser la diálisis y el trasplante.

 

En México existen entre 8 y 9 millones de personas con insuficiencia renal. Entre 100,000 y 130,000 requieren diálisis y destinan un promedio de 250,000 pesos al año para tratar de mantenerse sin mayores complicaciones.

 

El primer Censo de Pacientes con Insuficiencia Renal Crónica (CIRC) del IMSS reporta que 58,000 pacientes en terapias sustitutivas consumen hasta 14 % del gasto del instituto.

 

Hasta julio del 2015, se reportaba que al instituto le cuesta 13,250 millones de pesos atender a los pacientes en terapia sustitutiva de la función renal, ya sea por diálisis, hemodiálisis o trasplantes.

 

En Puebla, dicho padecimiento representa para el paciente un costo semanal de 9,000 pesos, es decir, de 2,000 a 3,000 pesos por sesión, de tres que requiere.

 

La directora de la Clínica de Hemodiálisis HD, Andrea López Sainz, explicó que la forma de alimentarse es determinante en la aparición, progresión y tratamiento de la enfermedad. Cuando esta llega frecuentemente viene acompañada de cuatro factores: pérdida de proteínas en la orina, alteraciones del estado nutricio o desnutrición, presión arterial alta y la elevación de las grasas que circulan en la sangre.

 

Reconoció que aunque hay un número importante de clínicas y hospitales, tanto públicos como privados, lo que la diferencia es el tratamiento que se le da al paciente.

 

“El tratamiento que se le da a un paciente es importante, el cual debe ser con dignidad y respeto, porque se quejan mucho del trato que algunas clínicas proporcionan. Además de que requiere de una atención integral, es decir, un nutriólogo, nefrólogo, nutriólogo, para que pueda despejar las dudas del paciente y pueda salir adelante”.

 

Por iniciativa de la Sociedad Internacional de Nefrología y la Federación Internacional de Fundaciones Renales, se estableció el Día Mundial del Riñón, que busca promover el hábito de empezar el día con un vaso de agua para tener una hidratación saludable.

 

La campaña señala que "consumir mucho líquido ayuda a los riñones a eliminar el sodio, urea y toxinas, lo que implica un menor riesgo de desarrollar enfermedades renales crónicas".

 

En este sentido, resaltan que el mantener una ingesta sana de líquidos de acuerdo con la condición de cada persona ayuda a eliminar toxinas. También recomiendan no fumar, ya que esto retarda el flujo de sangre a los riñones y perjudica sus funciones; no tomar medicamentos sin receta médica de forma habitual, por el daño que éstos pueden causar si se toman sin control. Y comprobar la función renal si se presenta uno o más factores de alto riesgo, como tener diabetes, presión alta, obesidad o familiares con esta enfermedad.

 

Kobe 13 A.D. Shoes

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO