Cruz Azul, ¿un equipo “grande” condenado al descenso?

Foto: 
Marca
 
David Portillo

Cuando parecía que Cruz Azul había despertado del letargo para darle una alegría a su afición, los volvió a decepcionar. Las irregularidades que ha presentado durante 19 años ya se han vuelto un problema grave en la institución cementera, que hoy tiene al equipo al borde del descenso y quitándoles la etiqueta de equipo "grande".

 

La máquina no ha podido cambiar la tónica que los ha dejado fuera de la fiesta grande en los últimos años, pues ni con la llegada del español Paco Jémez al banquillo azul ha encontrado la solución; al contrario, los propios jugadores han considerado el sistema de juego como "arriesgado", dando a entender que los malos resultados del equipo son por culpa del entrenador.

 

Pareciera que los futbolistas de la máquina solo conocen el libreto del fracaso y no están acostumbrados a una idea de futbol diferente. Es decir, a una filosofía competitiva como se practica en el futbol europeo (de donde viene el entrenador Jémez), en la que todos los equipos aun en problemas de descenso toman los riesgos pertinentes en busca de sumar puntos para su causa.

 

De ahí que los jugadores no pueden siquiera alcanzar una buena racha de dos victorias seguidas. Pese a tener una plantilla competitiva, sus jugadores se contagian del síndrome de "cruzazulear", que les impide obtener buenos resultados.

 

La última vez que los cruzazulinos ligaron dos victorias consecutivas fue en el torneo de Apertura 2015, cuando vencieron en la jornada 2 y 3 al Guadalajara y León, respectivamente.

 

Si a esa crisis de resultados se le suma que no han avanzado a la liguilla desde el Apertura 2014 y que en 2013 se quedaron a minutos de romper la sequía de campeonatos contra América, parece que su única "salvación" es descender y empezar de cero, pues su directiva en gran parte es responsable.

 

Cuando faltan siete jornadas para que concluya el torneo de Clausura 2017, Cruz Azul apenas suma 10 unidades en la tabla general, que le permiten tener una ventaja de 12 puntos en la tabla porcentual con Veracruz.

 

Desde el Apertura 2014 que no consiguen ingresar a la fiesta grande, entrenadores como Luis Fernando Tena, Sergio Bueno, Tomás Boy y Joaquín Moreno no pudieron cambiar el guión del fracaso, y parece que lo mismo pasará con Paco Jémez.