Equinoccio de Primavera en Cholula, en comunidad con los dioses

Foto: 
Enfoque
 
Jaime López

Los ayoyotes (especies de cascabales) colocados en las piernas de los danzantes prehispánicos suenan sin cesar. El ruido que producen anuncia la llegada de la primavera, conocida por algunos como el inicio en Cholula del nuevo año solar. El "astro rey" arrecia, pero esto no es impedimento para que los bailarines sigan ejecutando sus coreografías.

 

Por primera ocasión, los alrededores de la pirámide son custodiados por el nuevo parque sintético que, recientemente, se construyó en la zona de San Andrés. Precisamente, allí se encuentra colocado el escenario principal en el cual, con motivo del 4to. Festival equinoccio 2017, desfilarán varios artistas musicales y ballets folclóricos.

 

Mientras eso pasa, la gente transita alegremente y la policía montada resguarda la seguridad de los visitantes. Entre el “outfit” (vestimenta) de las personas que caminan, sobresalen los sombreros de palma, los shorts, las blusas aguadas, los torsos desnudos de varios señores de la tercera edad, las sandalias y sobre todo los atuendos blancos, ello porque la gran mayoría consideran ese color como el símbolo de la purificación y el tono adecuado para cargarse de la energía de la primavera.

 

No obstante, algunos despistados eligen vestir prendas oscuras, un error grave, sobre todo si se toma en consideración lo dicho por algunos expertos: las tonalidades oscuras absorben los rayos solares y producen más calor.

 

De acuerdo con los guías turísticos, los cholultecas reciben el equinoccio de primavera a partir del 19 de marzo, minutos después de las 11 de la noche. Explican que el elegir la pirámide como el lugar para darle la bienvenida a ese cambio de estación, encuentra razón en la energía que emana del monumento en cuestión.

 

Por lo general, las personas dan la bienvenida a la primavera en los Patios de los Altares y agradecen a por todos los favores obtenidos en el transcurso del año solar. Para otros, el génesis de la primavera es el momento oportuno para pedir por la abundancia en las siembras.

 

Procesiones, danza, rituales de limpia, ejercicios de purificación y muchos vendedores alrededor de la zona arqueológica es la estampa común que se puede percibir en la celebración del arranque de equinoccio.

 

Jóvenes y niños vuelan cometas con formas de pájaro, mariposa o con la imagen de un sol azteca. Esto sucede tanto en el Parque Soria como en el Parque Cholula. Por otro lado, el pulque es el líquido que más abunda en los puestos de comida; dicho líquido se vuelve útil para saciar la sed de los visitantes. Sin embargo, los vendedores de paletas y bolis también hacen su "luchita" para comerciar sus productos.

 

Es el recibimiento del pueblo cholulteca a la primavera, un sincretismo entre las costumbres emprendidas por las viejas y las nuevas generaciones, similar a lo que reza el eslogan publicitario del gobierno en turno: “modernidad con identidad”.