El presidente francés, Francois Hollande, reafirmó la determinación del estado para "luchar contra el terrorismo, defender la seguridad de los connacionales y garantizar la protección del territorio".