Basura, tráfico y borrachos: el sufrimiento de los vecinos de la Feria

Foto: 
Enfoque
 
Luis Alberto Cataño

La Feria de Puebla se celebra desde hace décadas entre abril y mayo para las fechas de celebración de la batalla del 5 de Mayo en la zona de Los Fuertes, y desde hace seis años se ha vuelto una de las principales fiestas en todo el estado con la presentación de conciertos de artistas al aire libre y dentro del palenque.

 

Ello por supuesto ha atraído a gran cantidad de visitantes que ya no van a los pasillos del Centro Expositor buscando chucherías como bolígrafos de egipcios, súper aspiradoras que son capaces de suspender una pelota en el aire, quesos artesanales y galletas de chinos, ni subirse al simulador 3D, sino que acuden para ver a sus artistas favoritos, jugar con dinero real en el casino, comer y por supuesto consumir alcohol.

 

Esto ha generado gran cantidad de basura por todos los visitantes, que ahora se han multiplicado por miles. Tan solo en un concierto del Foro Artístico (Plaza de la Victoria) se aglutinan hasta 10,000 personas, mientras que el Palenque tiene espacio para otros cinco mil.

 

Los vecinos de la zona, principalmente del barrio de Xanenetla, han acusado que cuando se desarrolla la feria les toca vivir la peor parte, ya que basura, choques, peleas y ruido son el pan de cada día.

 

Mayra, vecina de la zona, sobre la 4 norte, a unos pasos de la entrada al Lago de la Concordia, acusa que diario tiene que barrer las botellas de refresco tiradas y los vasos de cerveza de todos los asistentes que bajan de Los Fuertes a altas horas de la noche. En el fin de semana, algunos salen hasta las tres o cuatro de la mañana.

 

Además, acusó que su casa termina siendo estacionamiento alterno de todos los que no desean pagar por usar los espacios oficiales de la feria y prefieren arriesgar su auto en vía pública.

 

“Hasta se hacen del baño en las paredes aprovechando que no hay nadie”, señaló.

 

Agregó que por ahora no ha habido actos de inseguridad hacia las casas o los autos, pero continuamente se escuchan peleas, pleitos y demás situaciones causadas por las personas que salen en estado de ebriedad de la feria.

 

A eso le suma que hasta su casa se escuchan los conciertos, que si bien pueden llegar a ser placenteros cuando se trata de un artista del gusto, en su mayoría resultan molestos a la hora de dormir, puesto que se alargan hasta pasada la medianoche.

 

Por otro lado, la Calzada Zaragoza, donde está la principal entrada hacia el complejo de Los Fuertes, termina siendo la salida de la mayor parte de la gente, por lo que también se vuelve el gran foco de basura en la vía pública.

 

Incluso, durante la carrera por el aniversario de Puebla el domingo pasado, los corredores tuvieron que cruzar la vialidad entre vasos de cerveza que estaban tirados por todos lados justo al frente del Mausoleo Ignacio Zaragoza, sin que los servicios de limpia hayan atendido antes del arranque de la competencia que juntó a más de dos mil participantes.