Imagen Económica

El tonto del pueblo. Se acercan las elecciones

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) es una organización sin fines de lucro, se dedica a la investigación sobre políticas públicas a partir de la evidencia y el análisis de datos duros. Como institución ha tomado un papel relevante en la presentación de diversos índices sobre desempeño económico y social, pero además ha trabajado de manera destacada en el tema de la transparencia sobre todo en el impulso de la iniciativa “3 de 3”.

 

La iniciativa 3 de 3 se convirtió en Ley el 18 de julio de 2016 cuando fue promulgada por el presidente Peña Nieto como parte del Sistema Nacional Anticorrupción, mediante esta norma se obliga a los funcionarios a hacer públicas 3 declaraciones: a) la patrimonial, que da cuenta de la riqueza personal, los bienes acumulados y el dinero ahorrado del funcionario; b) la de conflictos de intereses, en la que el funcionario debe señalar si mantiene una relación con terceras personas que pudiera derivar en influyentismo, nepotismo o cualquier otro acto irregular; c) la fiscal, que es la declaración de ingresos y gastos comprobables para la determinación del impuesto sobre la renta (ISR).

 

Esta Ley solo obliga a los funcionarios no a los candidatos; pero el IMCO ha propuesto que sean los candidatos quienes voluntariamente presenten sus 3 declaraciones como prueba de su buena fe. Atendiendo esta petición los candidatos al gobierno del Estado de México hicieron publicas sus declaraciones, a continuación mostramos un breve análisis que devela las contradicciones e incongruencias de estos personajes.

 

Los millonarios de derecha, ¿riqueza inexplicable?

 

Tanto el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, como la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, son multimillonarios que pretenden gobernar uno de los estados más pobres del país.

 

Como lo muestra la tabla 1, la riqueza del “primo” de Peña Nieto es superior a los 40 millones de pesos, por lo que es el candidato más rico; cada año obtiene ingresos netos por más de 5 millones, no es destacado por su actividad empresarial, sin embargo reporta su participación como socio mayoritario en empresas inmobiliarias. Ha sido funcionario toda su vida, por lo que no podría dedicarle mucho tiempo a sus negocios, no obstante reporta que sus mayores ingresos vienen del sector privado. ¿Cómo le hace?

 

De su riqueza patrimonial, más de la mitad, 21 millones de pesos, dice que los obtuvo por “donación”, una técnica vil de elusión fiscal, es decir, evadir de forma “legal” el pago de impuestos, ¿confiaremos en alguien así?

 

Por su parte, Vázquez Mota tiene casi 25 millones de pesos de riqueza patrimonial, pero tan solo el ultimo año ganó 15.7 millones lo que la convierte en la candidata con mayores ingresos netos. De sus bienes, una tercera parte, 8 millones de pesos, los obtuvo por “donación”, el resto lo ha adquirido a crédito. Se le olvidó declarar los ingresos de su fundación “Juntos Podemos”, a través de la cual el gobierno federal le ha entregado mil millones de pesos que la ley no le obliga a transparentar y por lo tanto prefiere no mencionarlos, ¿es ético ocultar ese guardadito?

 

Los paupérrimos de izquierda, ¿pobreza inexplicable?

 

Los candidatos que se dicen de izquierda presentan declaraciones igualmente cuestionables. Delfina Gómez, de Morena, reportó un patrimonio que ronda apenas el medio millón de pesos, lo conforma una pequeña casa de 60 metros cuadrados en Texcoco y un vehículo Nissan de 80 mil pesos. Sería la situación patrimonial de una persona promedio en el Estado de México, pero ella ha sido presidenta municipal y diputada, ha tenido ingresos millonarios (según su propia declaración fiscal).

 

Recordemos que la “riqueza patrimonial” es el total del patrimonio (bienes) que ha acumulado una persona a lo largo de su vida, por tanto es incongruente que esa acumulación sea menor a los ingresos que cada año se tienen. Delfina ha ganado más de un millón de pesos cada año en los tres últimos años. Ella no reportó dependientes económicos y es soltera, ¿qué le hizo a esos ingresos? Si Delfina miente y oculta sus bienes o usa prestanombres solo para aparentar una austeridad que simpatice con el pueblo ha faltado gravemente a la ética, por lo que no sería confiable. Pero si dice la verdad y realmente sus ingresos netos han superado 600 % lo que ella ha podido conformar como patrimonio, tampoco es confiable, no tiene una lógica de eficiencia y racionalidad económica. ¿Si así lleva sus finanzas personales, cómo llevará las finanzas públicas?

 

Tampoco se salva Juan Zepeda, del PRD, su riqueza acumulada en toda su vida es menor a 150 mil pesos que son la suma de un terreno y un vehículo; de igual forma eso sería “normal” para cualquier mexiquense, pero él ha sido presidente municipal y diputado local; el ingreso neto obtenido durante el ultimo año supera en 500 % su patrimonio total, ¿qué hace con esos ingresos? No es congruente tampoco con los saldos que reporta en sus cuentas bancarias: señaló una cuenta con menos de 100 mil pesos y dos cuentas con más de 500 mil, es decir, tiene en el banco más de 1 millón de pesos. Por tanto, aplica lo mismo que Delfina: es posible que mienta y si no miente es ineficiente e irracional en el sentido económico, ¿quién mantiene un ahorro dinerario 700 % superior al patrimonio de bienes inmuebles? ¿será capaz de eficientar las cuentas públicas?

 

T.1 Patrimonio e Ingresos de los candidatos a gobernador en el EdoMex

 

Ingresos netos anuales

Patrimonio total

Alfredo del Mazo Maza (PRI)

5,291,956

40,836,333

Josefina Vázquez Mota (PAN)

15,685,165

24,896,000

Delfina Gómez Álvarez (Morena)

1,205,987

556,681

Juan Zepeda Hernández (PRD)

750,891

147,975

Elaborado con datos tomados de 3de3.mx

 

 

 

Como se puede apreciar, la información que presentan los candidatos al gobierno del Estado de México no resiste análisis alguno, son evidentes las mentiras e incongruencias. Ni los de derecha ni los de izquierda han sido honestos, unos son millonarios con riquezas inexplicables, otros se presentan con una pobreza igualmente inexplicable. Siguen pensando que el pueblo es tonto y tonto es quien lo piensa, el pueblo es sabio y paciente y es nuestro deber académico tomar esta información, analizarla y presentársela al pueblo para que pueda tomar mejores decisiones.

 

 

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos