Gran Telescopio Milimétrico, proyecto científico mexicano de gran magnitud

Foto: 
Enfoque
 
Notimex

El Gran Telescopio Milimétrico (GTM) es uno de los proyectos científicos mexicanos más grandes y único en el mundo, afirmó el doctor David Hughes, coordinador de Astrofísica en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

 

El especialista afirmó lo anterior, durante su participación ante la comunidad de la Universidad Iberoamericana de Puebla. y señaló que  tal es la calidad y precisión de este instrumento que puede hacer por primera vez una imagen de un agujero negro supermasivo, así como detectar sombras del mismo.

 

Durante la charla con los estudiantes y académicos, el investigador presentó resultados científicos del proyecto Gran Telescopio Milimétrico “Alfonso Serrano”, el cual recientemente participó en la caza de agujeros negros supermasivos.

 

El GTM cuenta con una superficie inteligente, por lo que se puede controlar constantemente la calidad y precisión de lo que estudia, lo que resulta un reto primario para mantener el desempeño durante las constelaciones científicas”, dijo en su conferencia celebrada en la víspera.

 

Este proyecto se encuentra en la Sierra Negra de Puebla y sus límites con Veracruz, una ubicación privilegiada porque presenta una altura mucho mayor al telescopio de Virginia, en Estados Unidos.

 

Dijo que éste, pese a contar con un diámetro de 100 metros está ubicado a 200 metros de altura, mientras que el GTM solo mide 50 metros de diámetro y puede funcionar en las frecuencias más altas por estar a más de 4 mil 600 metros sobre el nivel del mar.

 

El director del telescopio aseveró que la Sierra Negra cumple con las condiciones climáticas necesarias -ambiente seco y frío-, para generar investigaciones sobre el descubrimiento y análisis de formaciones milimétricas que se encuentran en temperaturas menores a los 280 grados centígrados.

 

Informó que se ha detectado la formación y evolución de la estructura en el universo durante los últimos 14 mil millones de años, ello incluye la formación de asteroides, cometas, estrellas, dentro de nuestra galaxia y otras cercanas.

 

De igual manera, un telescopio como el de la Sierra Negra permite analizar fenómenos y teorías como el Big Bang o los orígenes de la expansión del Universo.

 

También permite observar los primeros agujeros negros y hacer observaciones en un rango muy grande de frecuencias.

 

En su conferencia, el experto mostró su asombro sobre la gran ingeniería desarrollada para construir el telescopio GTM, pues cuenta con cientos de piezas específicas.

 

Entre esas piezas está un reflector primario en una forma parabólica el cual puede recibir y reflejar los fotones astronómicos, y recibir y sincronizar la radiación en los reflectores con una precisión muy alta.

 

En conclusión, el objetivo es repetir el análisis durante 5 años sobre cada constelación y los agujeros negros, para conocer si hay un disco en ellos y una inclinación hacia nosotros.

 

Apuntó que las operaciones realizadas se han enviado al Massachusetts Institute of Technology (MIT), para que realicen las ediciones necesarias para obtener la primera foto de un agujero negro.

 

“Es un proyecto que está produciendo doctorados en astrofísica y brinda muchas oportunidades para colaborar con institutos nacionales y de otros países”, aseveró el científico.