La industria aeronáutica china diseñó y construyó el C919, el primer gran avión de más de 150 pasajeros con el que recorrerá el mundo. Han terminado con éxito una serie de pruebas de rodaje de alta velocidad, el último paso antes de su primer vuelo.