Indice Político

Los cien días que no tuvieron madre

Francisco Rodríguez

Tardaron menos de cien días los diletantes neo republicanos de Estados Unidos en comprobar palmariamente ante la opinión mundial su falta de pericia, de conocimientos de gobierno a la vez que su exceso de atrevimientos estúpidos con los que paralizaron al mundo y de paso sometieron a los entreguistas mexicanos para concederles las naves sin chistar. Cien días en los que se desnudaron unos y otros.

 

Y aunque ya van 110, los primeros cien días fueron para amateurs, mismos que van a ser difíciles de repetir en cualquier contexto internacional. Estupor para los estadunidenses al saber el tamaño de pelmazo a quien confiaron el poder. Vergüenza para los mexicanos, al confirmar que los tolucos y pachuquitas no tuvieron ni una pizca de dignidad para defender alguna posición nacional. Estupidez total.

 

"Jamás pensé que ser Presidente sería tan difícil"

 

Los últimos coletazos de Trump para salvarse de la degollina fueron de antología: una reforma fiscal ofertista que puede desencadenar una de las peores crisis de la deuda externa estadunidense de los últimos cincuenta años; un freno a las amenazas de cancelar el TLC con Canadá y México, proveniente de granjeros e industriales gabachos; y una declaración ñoña de rendición de Trump.

 

"Jamás pensé que ser Presidente sería tan difícil", dijo el esquizoide anaranjado, guiñando el ojo hacia la prensa especializada, resentida por tantos exabruptos y amenazas durante los últimos meses‎. "Le plantamos cara", boletinan los tolucos a través de sus textoservidores, arrogándose un triunfo que nadie les cree.

 

Un caricaturista prestigiado, el notable Magú, con su cartón iconoclasta clava la pica en Flandes: lo mismo pueden decir los tolucos cualquier cosa, hasta que desviaron los misiles de Trump hacia Corea.‎ Provoca una carcajada general, una burla inmisericorde contra los diletantes y anexionistas tolucos y pachuquitas.

 

Peña Nieto, Luis Vi(rey)garay y El Guasón Meade quedaron como unos bodrios petulantes y desquiciados. Eso de pretender hacer creer a la opinión pública que ellos habían parado de cabeza a Trump, echando para atrás sus intenciones, es más falso que un billete de tres pesos. 

 

En un centenar de días también los atracomulcas se desnudaron

 

Entraron los tolucos y pachuquitas en una espiral de nefanda traición frente a los neo republicanos que difícilmente borrarán a golpe de boletines y de su estrategia mediática surgida del Chilorio Power, del Guamuchil Party. Su sentencia ya está dada, tanto en México, como en los expedientes que les arman los datos duros que aporta El Chapo Guzmán, desde su bunker de Brooklyn.

 

Lo dicho: desnudados, desprestigiados, les bastaron a los neo republicanos y a los de Atracomulco sólo cien días para demostrar de qué son capaces en su afán por destruir las naciones, buscando sólo retacar su ambición desmedida de poder en el gabacho y sus bolsillos pendencieros acá en el rancho grande. Nunca más es el saldo en ambos flancos.

 

Contraste: políticas sociales garantizadas constitucionalmente

 

En contraste con lo anterior, que ya forma parte del catálogo de ridículos de ambos pueblos, está la catarata de reconocimientos de las organizaciones internacionales, desde la ONU, hasta el BID, la OIT, la FAO, la UNESCO y cuantos se sigan acumulando, para la legislación social contenida en la nueva Constitución de la CDMX, tan vilipendiada por los tolucos.

 

‎La ONU, reconociendo a través de sus voceros oficiales, el alcance de las normas en favor de indigentes e indígenas y migrantes desplazados y deportados, atendidos en la Capital del país en su carácter de Ciudad Santuario. Una coincidencia que honra la política de asilo y exterior mexicana.

 

El Banco Interamericano de Desarrollo, una de las instituciones más sólidas en el financiamiento a la vivienda, desde luego cumpliendo sus condiciones de apoyo y puntuales pagos, en su reunión anual de la Asamblea de Gobernadores en Asunción, Paraguay, reconoció las expresiones innovadoras del Programa de Mejoramiento Barrial y Comunitario en la CDMX.

 

Simplemente, en contraste con el ofertismo fiscal neo republicano, los funcionarios responsables de los programas de financiamiento del BID, coincidieron en expresar que en la capital mexicana "recaudar impuestos de la ciudadanía y devolvérselos de manera íntegra a fin de que decida qué acciones se deben aplicar, es un acto de congruencia y justicia social".

 

ONU, BID, OIT, FAO, UNESCO, elogian la Constitución de la CDMX

 

Argumentaron que "más del 60% de los cinco mil proyectos que se han ejecutado en la CDMX han sido impulsados por mujeres, lo que demuestra su contribución en el empoderamiento de ese sector de la población con obras que fomentan el desarrollo personal, familiar y social". 

 

"Es una de las mejores prácticas para revertir la conflictividad social y urbana, garantizar la igualdad de oportunidades, la participación ciudadana en políticas públicas, la toma de decisiones comunitarias… contribuye en grado sumo a la convivencia en libertad", han expresado.

‎La FAO, el órgano agropecuario y de alimentación de la Organización de las Naciones Unidas, mete el hombro junto a la Capital del país para revertir las tendencias de la nutrición entre las franjas vulnerables. La OIT aplaude el carácter tutelar de la nueva legislación y de los programas sociales ejecutados desde hace veinte años en favor de los trabajadores desprotegidos en la CDMX.

 

La UNESCO se desvive en jalar la atención de la opinión pública internacional en las medidas adoptadas en favor de la infancia y la adolescencia en la CDMX. La amplia oferta de programas sociales en favor de esa franja de la población no pasa desapercibida. 

 

Todo intento de frenar la aplicación de la nueva constitucionalidad social en la Ciudad de México se ha estrellado ante el clamor de las organizaciones internacionales porque pare el atrevimiento toluquita por querer frenar su aplicación, en un alarde de envidia e incompetencia. Ellos mismos se fabrican los bumeranes.

 

Todavía es posible aplicar el derecho político en nuestras sociedades

 

Aparte de demostrar la estulticia, la noñez ‎y el entreguismo de neo republicanos y toluquitas, estos cien días arrojan una lección imprescindible, que habrá de tomar en cuenta la agenda ciudadana: la inteligencia paga, todavía es posible aplicar el derecho político en nuestras sociedades.

 

De hoy en adelante, la medida de los famosos cien días establecida por el primer gobierno de Franklin Delano Roosevelt para enfrentar la Gran Depresión del 29, ya no será la marca para establecer los planes y logros con los que un gobierno debe responder a quienes confiaron en él para empoderarlo. 

 

De hoy en adelante, la medida cien días bien podría servir para recordar lo que duraron en el poder los neo republicanos y el llamado sexenio de los ignorantes deAtracomulco. Han sido demasiado largos. Toda una pesadilla para la democracia, la convivencia y el desarrollo. Nunca más. 

‎Adiós, Nicanor. Hasta nunca. 

 

¿Usted qué haría? , pregunta Peñita El Breve, a punto de salir desplazado de Los Pinos y deportado rumbo a Brooklyn.