El estadio Cuauhtémoc se quedaría sin inquilino

Foto: 
Enfoque
 
David Portillo

Las siguientes horas y días serán cruciales para definir el futuro del Club Puebla. Hay quienes aseguran que ya fue vendido y se iría a Morelia, aunque otros apuntan que permanecerá en el estadio Cuauhtémoc.

 

Fuentes cercanas a Imagen Poblana aseguraron que la familia López Chargoy ya no puede mantener al Puebla tras el descenso de Jaguares. Por ello, han escuchado todas las ofertas y quien ofrezca más de 25 millones de dólares será el ganador.

 

Los 38 millones de dólares que perdieron con Jaguares de Chiapas son otro factor para que los Chargoy no condicionen la permanencia de la franja en Puebla, pues los interesados se lo quieren llevar a Chiapas, Culiacán o Morelia.

 

También han surgido fuertes rumores de que la franquicia del Puebla ya fue vendida a empresarios michoacanos, quienes se llevarán a la Franja para tener un equipo de primera división en Morelia, pues el problema que tiene Televisión Azteca con la multipropiedad, los obligará a vender a Morelia y quedarse con Atlas.

 

Bajo este contexto, varios medios nacionales señalan que Morelia ya fue comprado por empresarios del Bajío, que llevarían la plaza a Celaya y regresaría el futbol de primera división.

 

Es decir, en caso de que se hagan oficiales dichos movimientos, el estadio Cuauhtémoc se quedaría sin inquilino, Morelia se convertiría en Celaya y Puebla en Monarcas.

 

No obstante, Chiapas no quieren quedarse sin futbol de primera y también apostarían por Lobos BUAP, que en caso de ascender a la Liga MX, estarían dispuestos a comprar la franquicia de la máxima casa de estudios.

 

Pero de no darse estos movimientos y en caso de que asciendan los Lobos BUAP a la Liga MX, también cabe la posibilidad de que haya dos equipos poblanos en primera división.

 

Sin embargo, el futuro del Club Puebla seguiría en vilo, ya que aún la familia Coppel de Culiacán está interesada en comprar un equipo de primera división.

 

Aunque dependerá de que Dorados no ascienda. Si el equipo asciende, la familia Hank lo tendrá que vender, ya que son dueños de Tijuana y para el próximo torneo, la Liga MX prohibió la multipropiedad.