“Sin libertad de expresión garantizada, se vive una democracia a medias”

Foto: 
Xinhua
 
Jaime López

La serie de medidas “urgentes” anunciadas ayer por el titular del Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto, con el propósito de garantizar la seguridad de los periodistas mexicanos (esto ante el asesinato de seis reporteros en lo que va del año), ya ha generado opiniones en los diferentes ámbitos de la sociedad, como el académico.

 

“Me llamó la atención la protesta que hubo ayer, precisamente, cuando dio a conocer estas medidas el presidente Enrique Peña Nieto, en donde los periodistas que estaban presentes le decían que 'no más discursos'. Le exigieron justicia y le decían que ya no más discursos, que las carpetas de investigación no solamente se abrieran, sino que realmente se hiciera algo al respecto”, señaló Azzull Mendoza, catedrática del Tecnológico de Monterrey,

 

En entrevista con Imagen Poblana, la docente apuntó que si el Presidente de la República o las autoridades a cargo de la Procuraduría General de Justicia no llegan a resultados concretos, se estará mandando un mensaje “muy delicado”, tanto a los periodistas como a los defensores de los derechos humanos. Abundó que un país en el que la libertad de expresión no está garantizada, se vive en una “democracia a medias”.

 

En cuanto a que si durante la administración de Enrique Peña Nieto se ha dado un retroceso en la protección de los profesionales de comunicación, la también especialista en Antropología Social sentenció que lo más “terrible” de la situación en cuestión es que personas dedicadas a una profesión “muy digna” estén perdiendo la vida.

 

No obstante, resaltó que el mecanismo vigente para garantizar la seguridad de los reporteros o periodistas nacionales no ha sido el más efectivo.

 

“Creo que ahorita no ha sido efectivo, llevamos ya seis periodistas en lo que va del año, muchos en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto y muchísimos de Felipe Calderón para acá. Entonces, sin duda, tendría que haber algún mecanismo, no sé cual sea, pero sí tendría que haber un mecanismo más efectivo para protegerlos. Claro, es complicado también ponerles guardias las 24 horas del día”, explicó.

 

Por otra parte, reprobó la serie de comentarios que han justificado el homicidio de Javier Valdez, como aquellos que atribuyeron la muerte del periodista de La Jornada al tipo de personas que éste entrevistaba, así como a la línea de investigación que ejercía (narcotráfico). En este sentido, la académica calificó como “terrible” que el periodismo de investigación y el periodismo social no tengan cabida en la tierra del águila y el nopal.

 

Las tres acciones anunciadas ayer por el residente actual de Los Pinos para la protección de los periodistas fueron las siguientes: establecer un esquema nacional de coordinación con los estados y un protocolo de operación para reducir las situaciones de riesgo; fortalecer la estructura y el presupuesto asignados a los mecanismos de protección para las personas defensoras de los derechos humanos y para los periodistas y fortalecer la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión.

 

A lo largo de la administración “liderada” por el político mexiquense se han registrado 34 asesinatos contra periodistas.