Televisa va perdiendo la poca credibilidad que le quedaba

 
David Portillo

Años atrás, Grupo Televisa se caracterizaba por tener los mejores reality shows de la televisión mexicana. Su dueño, Emilio Azcarraga, en su restructuración de "Las Estrellas", continuó con esa apuesta; sin embargo, su programa estelar de los domingos, "La Voz Kids", terminó por sepultar la poca credibilidad que le quedaba.

 

La final transcurrió con "normalidad" porque todos pensaban que el programa se transmitía en vivo, pues a través de mensajes de texto –que tienen un costo de 30 pesos– "eligieron" al niño ganador, el cual resultó ser del equipo de Maluma.

 

No obstante, su fraude quedó al descubierto cuando usuarios en redes sociales explotaron ante la estafa. El engaño fue descubierto debido a que Maluma –coach ganador– aún aparecía con un corte a rape, pero en sus fotos recientes ya figura con el cabello largo.

 

Pese al debate que se ha generado en internet de que era "entendible" que fuera grabado por tratarse de un programa infantil, nadie justificó el engaño a los televidentes.

 

Lo que generó mayores críticas entre los cibernautas fue la respuesta de Yuri, quien fungió como conductora del programa, al aceptar que fue grabado.

 

En su cuenta de Twitter aceptó que grabaron tres finales y saldría al aire el que más llamadas recibiera, dando a entender que no fue una decisión justa la del ganador, pues se benefició a Maluma por su actual popularidad.

 

Dentro de esas crisis que arrastra Televisa, independientemente de los cambios de programación, ajustes y despidos, está que la generación de nuevos contenidos no ha cautivado al público como lo hacían hace años. Incluso, ahora se dice que dejaría de llamarse Televisa para adoptar el nombre de Univisión.