En su tiempo de esplendor, el Museo Nacional Afgano albergó unos 100,000 artículos de colecciones raras y herencias culturales de varios milenios en la región. Sin embargo, fue gravemente dañado y más de 70 por ciento de las piezas fueron destruidas o saqueadas.