Quinientas piezas del Patrimonio Cultural de la Nación fueron repatriadas y entregadas al Ministerio de Cultura (MINCUL) de Perú, en una ceremonia celebrada en la sede de la Cancillería.