Puebla, en el top 5 de comercio informal en el país

Foto: 
Enfoque
 
Luis Alberto Cataño

Este viernes, el Cabildo aprobó la conformación del Corredor Comercial Temporal que agrupará  303 espacios de trabajo para vendedores ambulantes en el Centro Histórico. A decir de las autoridades municipales, esta es una medida innovadora para regular el comercio informal y pasar a los comerciantes callejeros a la formalidad laboral, lo que incluye el pago de impuestos.

 

Aunque esta medida representa un avance para combatir un problema añejo, la realidad es que el conflicto de la informalidad en Puebla es más grande, ya que la entidad es la quinta del país con mayores “problemas” de comerciantes no reconocidos por las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

De acuerdo con el reporte de Información Laboral publicado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del gobierno federal para mayo de 2017, la entidad poblana está en el top 5 de trabajadores que se desarrollan en el sector informal.

 

Si bien es cierto que no todos estos laboristas están abarrotados en el exterior a través de puestos callejeros, que conocemos como “ambulantes”, sí es un giro que llega a agrupar a muchos trabajadores que no encuentran cabida en el mercado laboral formal.

 

Según el informe de la dependencia, Puebla tiene una tasa de informalidad del 73.3 % de los trabajadores, lo que contrasta con la media nacional de apenas 57.2 %.

 

Además, esto lo hace la quinta entidad con más informales, ya que por encima de ella solo están Hidalgo (74.5 por ciento), Guerrero (77.6), Chiapas (79.8) y Oaxaca, en la cual ocho de cada 10 trabajadores son informales.

 

Esta tasa de informalidad también se ve en el número de trabajadores asalariados, donde Puebla está en cuarto lugar con la menor cantidad de ellos, pues apenas el 59.7 % de los trabajadores percibe un salario cada mes.

 

De igual forma, Guerrero, Chiapas y Oaxaca son las únicas entidades en las que hay menos personas asalariadas que en nuestro estado.

 

Finalmente, en la tasa de desocupación, es decir, personas sin empleo, Puebla es la quinta mejor, con solo 2.5 trabajadores de cada 100. Mientras que la media nacional es de 3.5 personas.

 

Esto se traduce en que en Puebla hay ofertas de empleo, pero la mayoría sigue apostando por la economía informal, con lo que cada vez se cierran más brechas para el trabajo formal y debidamente establecido y donde cada día se vuelve más recurrente la práctica del ambulantaje.