Tetecha, el alimento que la naturaleza dio a Puebla

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Tonatiuh Muñoz Aguilar

De consistencia jugosa y dulce y con una apariencia que recuerda a la calabaza, la tetecha es producto de un cacto que puede crecer hasta 11 metros de alto y cuya siembra y producción ocurre únicamente en cierta región del estado de Puebla y otro tanto de Oaxaca.

 

Zapotitlán de Salinas es el municipio que la naturaleza escogió para traer al mundo dicho producto del campo, cocinado como platillos de distintos sabores, ya sea dulce o salada: tetecha con pasta, pizza de tetecha, tetecha en lasaña, guisado de tetecha, agua de tetecha y paleta de tetecha. También pastel de tetecha, ¿por qué no?.

 

"La necesidad nos fue orillando y juntos tuvimos que ver de dónde íbamos a comer", refiere Sagrario Melo, una de las mujeres que se organizaron en la asociación civil "Sal y Turismo" para dar a conocer sus platillos y sacar adelante a su familia. En aquella región del estado, azotada como otras por la implacable migración y la todavía más dificultosa aridez del terreno, lo único que florecen son cactáceas.

 

En una de ellas, de increíble altura e imposible esplendor —pues cuenta con una flor que se abre grande y olorosa—, las mujeres zapotitlecas de hace muchos años descubrieron el alimento que les permitió llevar la comida a sus casas de generación en generación. Los platillos con base en tetecha no son un invento reciente, se trata más bien de un guiso prehispánico.

 

Cuando las amas de casa de ahora se dieron cuenta de que se estaban quedando solas, esperando a que sus maridos les enviaran dólares desde el otro lado del Río Bravo, decidieron incorporar su propio proyecto productivo ante la Secretaría de Agricultura y al mismo tiempo rescatar ese alimento ancestral que se puede cocinar hasta en pechugas rellenas.

 

"Nosotras decíamos, pues es que no nos podemos morir de hambre, y ya ven que por allá por nuestra tierra es todo árido. Pero sabíamos que esto se cocinaba de distintas formas, además del mezcal, que es un producto que ahorita está surgiendo y yo creo que puede desplazar al tequila", afirma la emprendedora.

 

Al viajar hacia el sur de la entidad, por el lado de la Sierra Negra, es posible ver en el panorama la aridez del escenario, que de no ser por los cactus, mantendría a los cerros pelones. Uno de esos es la tetecha, el alimento que los habitantes de Zapotitlán recibieron como regalo de la naturaleza, el cual al mismo tiempo demuestra cómo el hombre es capaz de ingeniar muchas cosas para sobrevivir.