20 minutos

30 de julio, Día Mundial contra la Trata de Personas

Celestino Nava Aguilar

La trata de personas es un delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos incluidos el trabajo forzoso y el sexual, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.

 

La esclavitud tanto en su forma moderna como en la antigua no solo es una vergüenza sino que es la execrable suma de todas las villanías, como lo definió el abolicionista John Wesley.

 

En 2010 la Asamblea General de la ONU adoptó un Plan de Acción Mundial para combatir el Tráfico de Personas.

 

Una de las acciones más importantes tomadas dentro del Plan para combatir el tráfico de personas fue el establecimiento de un Fondo de Apoyo Financiero; este fondo está destinado para auxiliar a las mujeres y niñas que son víctimas del tráfico humano y cualquiera persona o institución puede efectuar aportaciones a dicho fondo.

 

En el año 2013, el 18 de diciembre mediante la Resolución A/RES/68/192 se estableció por parte de la ONU el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata “para concienciar sobre la situación de las víctimas de tráfico humano”.

 

Con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso, cifra que incluye a víctimas de trata para la explotación laboral y sexual.

 

El Informe Mundial sobre la Trata de Personas menciona que el 30% de las víctimas de trata son niños y el 70% mujeres y niñas.

 

Se cuenta con datos de que en 137 países se explota a víctimas provenientes de 127 países.

 

No solo la explotación sexual, las víctimas también son objeto de explotación con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos; la explotación sexual en un 79% y las demás formas con un 21% afectan a la población mundial.

 

El 3 de octubre del 2016 se emitió la Declaración de Nueva York para los refugiados y migrantes donde se aborda dicha problemática en los siguientes puntos: 23 acciones en relación a las víctimas de trata, 34 de prevención en la lucha contra la trata de personas, 35 de compromiso de combatir enérgicamente la trata de personas; estos tres puntos de los 19 que conforman la Declaración  se centran en combatir la trata de personas y el contrabando de migrantes.

 

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito es la encargada de enfrentar este fenómeno social que a nivel internacional es operado por mafias internacionales con grandes ganancias.

 

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada incorpora el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata que opera en los países miembros.

 

Publicado en el diario oficial del 10 de abril de 2003,  el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas especialmente mujeres y niños es el complemento de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

 

El Protocolo fue aprobado en la Cámara de Senadores el del Honorable Congreso de la Unión el 22 de octubre del 2002 mismo que consta de 20 artículos.

 

El articulo 3 define en su inciso a) la trata de personas como la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder, o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las practicas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.

 

La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de un niño con fines de explotación se considerarán trata de personas incluso cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados, entendiéndose por niño toda persona menor de 18 años.

 

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional aporta dos definiciones muy importantes la de “grupo delictivo organizado” y la de “grupo estructurado”, el primero se entiende cono un grupo estructurado de 3 o más personas que exista durante cierto tiempo y que actué concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados  con arreglo a la Convención con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material; el segundo es un grupo no formado fortuitamente para la comisión inmediata de un delito y en el que no necesariamente se haya asignado a sus miembros funciones formalmente definidas ni haya continuidad en la condición de miembro o exista una estructura desarrollada.

 

La delincuencia organizada transnacional es una amenaza para la seguridad pública y nacional de cada país, y se constituye como un importante factor de inestabilidad en muchas regiones del mundo; las organizaciones delictivas que antes se dedicaban a actividades delictivas muy específicas y focalizadas de alcance local limitado, hoy han logrado diversificar su cadena de delitos y aunado a lo anterior se constituye en asociaciones internacionales para algunos delitos identificando la comisión de ilícitos que son paralelos a su actividad delictiva principal de carácter local y una agenda de delito paralela con el carácter de transnacional.

 

La Comisión Intersecretarial para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas pone a disposición del público en general la Línea Nacional contra la Trata de Personas 01 800 55 33 000 la cual se encuentra activa las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

México ha adoptado los instrumentos internacionales y ha elaborado herramientas jurídicas para combatir este delito que nos lastima como sociedad.

 

Además, se han implementado comisiones, estrategias, acciones y campañas que apoyan a la difusión, trabajos de prevención y sanción, que pretenden apoyarse en la ciudadanía para la erradicación de este flagelo social.

 

El apoyo y respuesta como sociedad son estratégicos y fundamentales para combatir y erradicar la Trata de Personas con fines de Explotación en nuestro país; si bien el engaño a las personas es en gran medida el inicio de este ilícito, después se acompaña de la violencia física, amenazas y secuestro.

 

No solo debemos voltear nuestra mirada al delincuente o los grupos organizados transnacionales, es un punto clave del análisis sociológico el “consumidor” de esos servicios ya que el “mercado” favorece ese tipo de actividades delictivas por grupos sociales.

 

Una parte importante es la construcción de nuestra sexualidad que permite “cosificar” a las mujeres en detrimento de los más altos sentimientos que solo los seres humanos podemos apreciar y vivir.

 

El cambio nuevamente voltea al ámbito ciudadano, al individuo y su construcción de valores y a una profunda reflexión de que en ocasiones sin sentimientos y mucho menos sin reflexión aceptamos que el “mercado” promueva o condicione nuestro actuar como seres humanos, y de forma paralela desviamos nuestra responsabilidad individual en beneficio del Estado responsabilizándole al 100% de lo que como sociedad debemos discutir, analizar y cambiar.

 

celestino.imagenpoblana@gmail.com