Con berrinche y quejas del PRI, Cabildo aprueba línea de crédito por 300 millones

Foto: 
Enfoque
 
Luis Alberto Cataño

La tarde de este viernes el Cabildo aprobó en votación divida la solicitud de trámite por una línea de crédito hasta por 300 millones de pesos para costear las urgencias en seguridad pública, pavimentación y equipamiento urbano para la ciudad y que deberá estar pagado antes del 14 de octubre de 2017.

 

Tras una discusión que alargó la sesión extraordinaria por espacio de más de hora y cuarenta minutos, el dictamen se votó con la recalcitrante negativa de la fracción del PRI y una abstención.

 

Durante el desahogo de la sesión, el regidor priista Iván Galindo Castillejos cuestionó al edil capitalino, Luis Banck Serrato, y a la Secretaría General por el cambio en el dictamen que modificó una quincena de considerandos y artículos que no fueron cotejados previamente; sin embargo, el dictamen fue sometido a votación aun con las modificaciones.

 

En ese sentido, el coordinador de la bancada tricolor también cuestionó los cambios y la falta de certeza en el documento que le llevaron a la fracción a mostrar su voto en contra al asegurar que se trataba de “un cheque en blanco” para el gobierno de la ciudad al no especificar la forma de pago de este crédito que tendrá que cubrirse antes del cierre de la administración en 14 meses.

 

Por su parte, a nombre de la fracción, la regidora Karina Alcalá señaló que parte del voto en contra se debía a que la justificación de la solicitud era priorizar el combate a la inseguridad y en la repartición de los 300 millones, quedó que 120 eran para equipamiento de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal y el resto, 180 millones, serán para pavimentaciones.

 

“Los regidores del PRI no estamos de acuerdo con esta propuesta para seguridad y pavimentaciones, ya que el principal problema se nos dijo era la seguridad. Nos hablaron de equipo y tecnología. A pesar de que estas obras se pagarán en la actual administración, no consideramos pertinente esta inversión si no se invierte más en el tema de inseguridad”, dijo a nombre de la bancada.

 

Siguiendo con el orden de los rechazos de los priistas, María Esther Gámez acusó que la medida, al ir encaminada más a política de desarrollo en infraestructura, “le olía” a una medida electoral de cara a los comicios del siguiente año, cuando se renovará la alcaldía y la gubernatura del estado.

 

En entrevista posterior, el edil capitalino señaló que esta aprobación ayudará a que más personas encuentren un mejor nivel de vida y vivan mejor, por lo que hizo un llamado a la unidad de todos los interesados y las fuerzas políticas.

 

“Ellos dijeron (fracción priista) al final que están de acuerdo en invertir, se mostraron en contra del procedimiento. El llamado es a mantenernos unidos en las cosas importantes de la ciudad, esa es la seguridad, generación de empleos, generación de infraestructura”.