Fidel Castro, aún presente a 91 años de su natalicio

Foto: 
Xinhua
 
Xinhua

LA HABANA.- El líder histórico de la Revolución Cubana y uno de los hombres más influyentes del siglo XX, Fidel Castro, este domingo cumpliría 91 años de vida.

 

Tras su fallecimiento el 25 de noviembre de 2016, ésta es la primera ocasión que los cubanos conmemoran la fecha sin la presencia física de Castro.

 

Fidel Castro nació el 13 de agosto de 1926 en la localidad de Birán, antigua provincia de Oriente y hoy día Holguín, en el noreste de Cuba, en el seno de una familia acomodada.

 

Hijo de un terrateniente español, Angel Castro y de una joven cubana, Lina Ruz, de procedencia campesina, desde muy joven destacó por sus aptitudes deportivas, su sagacidad intelectual y su defensa a ultranza de la justicia.

 

Estudió en colegios privados en Santiago de Cuba (este) y la capital, para ingresar en 1945 en la Universidad de La Habana en la carrera de derecho, título que obtuvo cinco años más tarde cuando se graduó de doctor en derecho civil y licenciado en derecho diplomático.

 

Fue en esa etapa de su vida que se vinculó activamente a las luchas estudiantiles, y adquirió la conciencia política que lo llevó a desarrollar ideas revolucionarias antiimperialistas estrechamente vinculadas a la ideología marxista.

 

En 1947, formó parte de la expedición organizada para luchar contra la tiranía trujillista en República Dominicana, y también participó junto al pueblo colombiano en la insurrección popular de abril de 1948 en Bogotá, tras el asesinato del líder popular, Jorge Eliécer Gaitán.

 

Tras el golpe de Estado perpetrado en 1952 por el dictador Fulgencio Batista, organizó y entrenó a un centenar de jóvenes al frente con quienes asaltó, el 26 de julio de 1953, los cuarteles Guillermón Moncada de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo (este).

 

La acción fue un fracaso militar, razón por la cual Fidel fue condenado a 15 años de prisión, de los cuales sólo cumplió 22 meses, debido a un indulto presidencial que en mayo de 1955 le devolvió la libertad, como resultado de una fuerte presión y campañas populares.

 

No obstante su histórico alegato de autodefensa, más conocido como "La historia me absolverá", pronunciado por el joven abogado durante el juicio, se convirtió en documento programático, y lo catapultó como figura líder de un movimiento revolucionario en gestación, que inmediatamente ganó la simpatía del pueblo cubano.

 

Tras su excarcelación, fundó el Movimiento 26 de Julio, y unos meses después, mostrada la imposibilidad de proseguir la lucha contra Batista por medios legales, Fidel partió hacia México para organizar desde el exilio la insurrección armada.

 

Allí se le unieron su hermano Raúl Castro y otros destacados revolucionarios, como Ernesto "Che" Guevara y Camilo Cienfuegos, quienes entrenaron fuertemente para, un año y medio después, en diciembre de 1956, formar parte de la expedición del Yate Granma, a bordo del cual 82 combatientes navegaron desde el Río Tuxpan hasta las costas del este cubano.

 

Atacados por las tropas de la tiranía, sólo sobrevivió un reducido grupo de hombres que logró reagruparse y dirigirse a la región montañosa de la Sierra Maestra, para continuar desde allí la lucha revolucionaria, naciendo así el Ejército Rebelde.

 

A partir de entonces, ese pequeño núcleo armado comenzó a crecer y fortalecerse con Fidel al frente en su condición de comandante en jefe.

 

Personalmente dirigió las más importantes acciones militares y la lucha revolucionaria clandestina en las ciudades durante los 25 meses de guerra, que le aseguraron su indiscutible liderazgo a nivel nacional.

 

Luego de obtener contundentes victorias contra las tropas élites de la tiranía, al amanecer del 1 de enero de 1959, el entonces presidente Fulgencio Batista huyó del país y triunfó la Revolución Cubana con Fidel Castro a la vanguardia, quien comenzó a ejercer las funciones de comandante en jefe de las fuerzas armadas.

 

A partir de ese momento, emprendió un conjunto de acciones de carácter nacionalista y en beneficio del pueblo que tuvieron como puntos culminantes la Ley de Reforma Agraria, la campaña de alfabetización, la expropiación de bienes de compañías norteamericanas, así como la nacionalización de centrales azucareros, las principales industrias, los bancos y las refinerías de petróleo, entre otras.

 

Fidel, además, dirigió y participó en todas las acciones emprendidas en defensa de la recién conquistada soberanía y la proclamada Revolución Socialista Cubana, especialmente ante la hostilidad demostrada desde sus inicios por las distintas administraciones norteamericanas, postura que se ha intensificado a través de los años.

 

En este sentido, resalta la derrota de la invasión mercenaria organizada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) en abril de 1961 por Playa Girón (sur-oeste de la isla).

 

Destaca además su liderazgo en otros momentos críticos en el devenir del país, como la Crisis de Octubre o Crisis de los Misiles de 1962, el denominado Período Especial (década del 90) tras la caída del campo socialista de Europa del este y el sinfín de agresiones militares, biológicas, económicas y atentados contra el pueblo cubano.

 

Como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) y presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, volcó sus energías en desarrollar la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, concebidos todos éstos como derechos adquiridos por la totalidad de la ciudadanía desde el 1 de enero de 1959.

 

Además, el líder cubano fue pionero en la conducción de una activa política exterior humanista, solidaria, antiimperialista y basada en los principios más altruistas, que ubicó a la pequeña isla como baluarte y paradigma para el resto de los países subdesarrollados.

 

El 31 de julio de 2006, tras asistir a la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) en Córdoba, Argentina, Fidel Castro debió ser sometido a una compleja intervención quirúrgica intestinal que lo apartó de su cargo, no sin antes delegar todas las funciones de gobierno a su hermano Raúl.

 

Posteriormente, en febrero de 2008, el líder histórico de la Revolución Cubana presentó su renuncia definitiva debido a problemas de salud, e inició una nueva etapa en su vida política, marcada por la publicación de sus conocidas "Reflexiones".

 

Los artículos, difundidos en medios de prensa locales y foráneos, se enfocaban en su mayoría a alertar sobre temas de interés mundial, como el cambio climático, el peligro de guerras, la alimentación y la supervivencia de la especie humana.

 

Sus apariciones públicas en los últimos años de vida disminuyeron sustancialmente, y en 2016 sólo se le vio en la clausura del VII Congreso del PCC (abril) y en la gala cultural por su 90 cumpleaños (agosto).

 

El 25 de noviembre, en horas de la noche, Castro falleció a los 90 años de edad, y durante los siguientes nueve días el pueblo cubano le rindió tributo con el paso de sus cenizas desde La Habana hasta la oriental ciudad de Santiago de Cuba, donde reposan en el cementerio de Santa Ifigenia.