¡Ternurita!, Zavala piensa que eliminar candados fortalece al PRI y le ayudará a conservar la presidencia

Foto: 
Enfoque
 
Jaime López

Luego de que se aprobará la eliminación de candados para que los simpatizantes sin militancia o trayectoria al interior del PRI  puedan postularse a una candidatura, rumbo a los comicios de 2018, el exdiputado local y federal Javier López Zavala consideró dicha medida como una acción que fortalece la democratización del tricolor.

 

"Es un motivo para que haya mayor competencia, para seguir ganando presidencias. Creo que es un buen avance, el PRI se democratiza, se pluraliza, hay voces divergentes al interior del partido; sin embargo, la misma divergencia hace unidad, unidad que es sinónimo de fortaleza", expresó.

 

En rueda de medios, el perdedor de la gubernatura en 2010 abundó que, contrario a lo que señalaban muchos detractores sobre que iba existir un rompimiento en el Revolucionario Institucional, "no hubo sobresaltos" y se mantuvo la unidad, resaltando que fueron 12,000 asambleístas los que votaron a favor de quitar los candados y modificar algunos estatutos de dicho partido.

 

Lo irónico del asunto es que el exsoldado del marinismo habló de unidad en el tricolor pero se le olvidó citar la inconformidad que sintió cuando Ana Isabel Allende Cano llegó a la dirigencia estatal del PRI, alentando incluso una rebelión de ediles contra la también exdiputada federal. No obstante, ante el poco eco que encontró, no le quedó otra más que reconocer públicamente la designación de su compañera de partido.

 

Por otra parte, destacó que el 30 por ciento de los espacios para candidaturas serán destinados para los jóvenes del tricolor, esto para que puedan competir en municipios y distritos donde dicha institución política tiene altas probabilidades de ganar y también informó que se destinará el 10 %de los lugares en la administración pública a los ciudadanos de procedencia indígena.

 

Asimismo, mencionó que el partido que ostenta el ejecutivo federal también acordó crear la secretaria anticorrupción en su interior,  con el propósito de que los aspirantes a un cargo público  presenten su rendición de cuentas antes de postularse como candidatos.

 

Y resaltó lo dicho por el titular del ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, sobre la detención de los exgobernadores Javier Duarte y Roberto Borge, como acciones que supuestamente demuestran el combate frontal encabezado por el PRI en contra de la corrupción. Sin embargo, no hizo hincapié en el resto de políticos priistas que también son señalados de diversos delitos a lo largo de sus administraciones o gestiones públicas, como Tomás Yarrington o Humberto Moreira.

 

En cuanto a si la eliminación de candados al interior del tricolor obedece a una forma de legitimar la postulación del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, a la presidencia del país, López Zavala se limitó a decir que el funcionario tiene gran capacidad y gran cartel para gobernar, aunque también incluyó en los posibles candidatos  a ese cargo al exrector de la UNAM, José Narro Robles, o al secretario de educación pública, Aurelio Nuño Mayer.

 

Finalmente, consideró que las recientes modificaciones a los estatutos del PRI ayudaran a que dicho partido pueda recuperar su fuerza en la Angelópolis e incluso señaló que se puede ganar la gubernatura, conservar la presidencia del país y obtener  la mayoría de presidencias municipales en la tierra del águila y el nopal.