Imagen Económica

Se redujo la pobreza, pero aumentaron los pobres

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

Ayer, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) dio a conocer el informe sobre Evolución de la Pobreza 2010-2016, de acuerdo a las interpretaciones de los datos que el organismo hace, “la pobreza se redujo”, pasó del 46% al 43% la población.

 

Sin embargo, otra lectura nos diría algo diferente. Julio Boltvinik, profesor emérito de la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III, nos ha enseñado en sus clases de Economía Moral que la pobreza no debe medirse en porcentaje, sino en número de personas. Cuando la pobreza se representa en porcentaje se relativiza según el tamaño de la población y se olvida que un pobre es igual a una persona y el sufrimiento de esa persona pobre no se relativiza cuando aumenta la población. 

 

Así que, atendiendo las recomendaciones anteriores, mostramos en la Gráfica 1 el número de personas pobres en México: para el año 2016 fue de 53.4 millones, significa 900 mil personas menos que en 2014, pero 100 mil personas más que en 2012 o 600 mil más con respecto al año 2010. Es decir, el saldo del sexenio de Peña Nieto es que el número de pobres aumentó o, dicho de otra manera, “se redujo la pobreza, en porcentaje; pero, los pobres, en número, aumentaron”.

 

 

Elaborado con datos de CONEVAL (2017)

 

Se trata de un juego de palabras bastante cruel, pero que revela la forma en que los organismos oficiales están interpretando los datos. La pobreza no debe ser vista como algo abstracto, la pobreza es una condición particular de un ser humano que está desprovisto no sólo de un ingreso adecuado, sino de los servicios de salud, educación, seguridad social, vivienda, alimentación. De otro modo no importa el combate real a la pobreza, basta con reducir el porcentaje.

 

Bajo este argumento erróneo del gobierno y algunos economistas, un país que tuviera 10 millones de pobres en una población de 100 millones tendría un 10% de pobreza. Si de repente la población aumenta a 120 millones, pero los 10 millones de pobres se siguen manteniendo pobres, entonces, los economistas vulgares habrán dicho que la pobreza se redujo a 8%. Ese país no hizo nada, no aplicó ninguna política, no tomó ninguna medida, simplemente sus ciudadanos fecundaron y se reprodujeron, los pobres siguieron siendo los mismos, pero la lectura de los datos arrojó conclusiones incorrectas.

 

En la gráfica 2 mostramos los estados de la República que redujeron en mayor medida el número de pobres, Nuevo León está a la cabeza, le siguen Sinaloa, Puebla y Jalisco. En el otro lado están los estados que aumentaron el número de pobres: Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz. Parece lógico que los estados más ricos (Nuevo León y Jalisco) salgan de la pobreza, sorprende el caso de Sinaloa y Puebla. Pero preocupa el caso de Chiapas y Oaxaca, los ya de por sí estados más pobres del país, ¿están ya en una trampa de pobreza? Es decir, ¿cualquier esfuerzo que realizan es en vano? Urge una política que se enfoque a nuestro olvidado México del sur.

 

 

Elaborado con datos de CONEVAL (2017)

 

 

 ¿Son confiables los resultados?

 

Los datos son calculados por CONEVAL a partir de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los hogares (ENIGH) de INEGI. En 2015 fue motivo de controversia porque se modificó la metodología, por lo que no se podrían hacer comparaciones con años anteriores. En 2016 se hicieron correcciones; sin embargo, dejaron sin resolver muchas dudas y cuestionamientos. El INEGI ha perdido credibilidad, ayer un grupo de académicos denunció que hizo mal los cálculos, pues incluyó dentro del ingreso de los hogares más pobres los televisores que repartió el gobierno federal para sustituir aparatos analógicos, eso sesga los datos.

 

Entonces, debemos tomar con cautela los resultados, además es preciso señalar que la información consideró el periodo 2016, y en este año, 2017, la inflación ha duplicado la meta del Banco de México, con lo que el poder adquisitivo disminuyó severamente, por lo que es de esperarse que el reporte de 2018 muestre un aumento de la pobreza y los pobres. Pero no importa, ese informe saldrá en 2019 cuando Peña Nieto y su gabinete esten muy lejos.

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos