Indice Político

El desastre político, económico, social ¡y ecológico! que deja EPN

Francisco Rodríguez

Durante los cinco años de este llamado sexenio, los presupuestos de las dependencias públicas han sido mal utilizados. Han dado preferencia al derroche electoral, a lavar imágenes de fruncionarios, a encubrir a todo costo las actividades delincuenciales del aparato y sus trasegadores, a difundir inexistentes logros de negociaciones internacionales, a ponderar virtudes de mercachifles y obtusos que abusan de nuestros impuestos, en lugar de invertir en lo estratégico y urgente. Por eso, ¡ya estamos hasta la madre de los spots de Peña Nieto!

 

Sólo pueden construir una visión del futuro quienes conocen y se han preocupado por fortalecer el presente, aquello que da fuerza e imprime solidez a cualquier prospectiva, a cualquier promesa de reivindicación y de logros colectivos. Los que no, son vulgares delincuentes, simuladores e impostores de una realidad lacerante.

Lejos estamos de observar que los dineros se aplican a la conservación de nuestro patrimonio cultural, de los sitios emblemáticos, de la capacitación para la aplicación de la justicia, de la educación para el conocimiento de nuestra mexicanidad y del territorio, de la construcción de obras públicas esenciales para el comercio, el transporte y el bienestar, de la restauración de un tejido social destrozado por la mentira y la rapiña.

 

No se conoce un solo proyecto de los badulaques empoderados para siquiera estudiar o abordar estos asuntos tan delicados para nuestra supervivencia como Nación. Los presupuestos están dedicados al futuro, esa zona preferida por los irresponsables, los que prometen que todo empezará a funcionar después de que ellos se vayan. ¡Vaya forma de engatusar con el petate del muerto!

 

Del presente mexicano, del trabajo sobre esta materia, nadie habla, todos, tolucos y pachuquitas mentirosos, prefieren dejar todo para después, apostando a una memoria flaca que jamás podrá reclamarles su estulticia y sus abusos. Es mejor el refugio en la creencia de que planearon para las nuevas generaciones, ésas que sólo creen que existen en sus proclamas y consignas partidistas.

 

Mentiras y presunciones en #5toInforme de Peña Nieto

 

‎La introducción de agua potable, alcantarillado, plantas de tratamiento de aguas residuales en las poblaciones agrestes y turísticas más necesitadas, amén de los recursos para la reconstrucción de viviendas, ductos, sitios arqueológicos, vivienda popular, transporte, alimentación popular, salud, educación y mínimos indispensables parece que llegó a su fin, antes de recibir algún tratamiento… no obstante lo que EPN presuma en el documento de su quinto informe de dizque gobierno.

 

La protección de santuarios ecológicos e históricos, el resguardo ambiental de los cenotes yucatecos, la recuperación de las selvas como las del Río Lagartos donde anidan los famosos y ancestrales  flamencos rosados, la protección del aviario natural de la isla Contoy y de las raras especies de flora y fauna en la reserva de Sian Ka'an son sueños guajiros.

 

La defensa de los bosques michoacanos hacia donde migran desde Canadá las mariposas monarca, el cuidado en Aguascalientes y Durango de todas las especies de águilas en extinción, fundamentalmente de la famosa mundialmente "Cara-cara", mezcla antiquísima de zopilote y águila real, que se reproduce en esos parajes de fantasía.

 

En completo abandono la flora y la fauna del país

 

‎Brilla por su ausencia de toda idea de gobierno el cuidado de las exuberantes riquezas del Chimalapa y de Monte Pío, bosques de rara belleza vegetal y animal, o siquiera la protección de las reservas humanas de la biosfera y de nuestras selvas medias tropicales, donde habitan una cantidad impresionante…

 

... de especies de peces, mamíferos, árboles maderables de incalculable resistencia y valor pecuniario; la readaptación de condiciones para la reproducción de la ballena gris en el Mar de Cortés, casi frente a otra reserva abandonada, los valles de El Pinacate. Igual, el desierto del Vizcaíno, el abandono de las totoabas, pescados sin espinas, con cara de mujer.

 

El arrase ecológico del Golfo de Santa Clara, hábitat de delfines, chureas (codornices gigantes), bisontes, jabalíes, borregos cimarrones, focas y leones marinos… así como el descuido lamentable de las reservas de venado en Dzibilchaltún, en las goteras de Mérida.

 

Sin reservas territoriales para las grandes ciudades

 

La protección de la Laguna de Catemaco, para que podamos seguir reproduciendo los topotes y tegogolos; el combate al hidroarsenicismo en las comarcas laguneras de Coahuila; el cuidado de las larvas de insectos comestibles en el Altiplano: chinicuiles, escamoles, chapulines y gusanos de maguey, base alimentaria del milenio.

La descontaminación de ríos afectados por descargas industriales, desde el Nevado de Toluca hasta la desembocadura del río Lerma en el Pacífico, en el antiguo Aztlán de la costa nayarita. La conservación de las lagunas salinas donde se reproducen las especies de catanes y pejelagartos en el Golfo de México.

 

La adquisición de reservas territoriales en ciudades que han crecido explosivamente en los últimos años para que puedan expandirse sin causar problemas sociales irreparables, la defensa de las manadas de osos negros en las sierras de Acuña, y de las franjas de tierras comestibles en Chogosta, soconusco veracruzano.

 

La limpieza del lirio acuático para rescatar las lagunas de Chapala y el Lago de Pátzcuaro, la rehabilitación del patrimonio artístico y cultural de nuestras ciudades coloniales más bellas: Zacatecas, Guanajuato y Morelia, de una inmarcesible trascendencia, generadoras de orgullo y grandes afluencias de corrientes  turísticas.

 

La planeación sólo existe en la fe, como dice Osorio

 

Son cosas que no deben caer en las garras del olvido, menos del futuro peñanietista que sacrifica los dineros del pueblo en obras asesinas como el fatídico Paso Exprés o el aeropuerto intergaláctico en Texcoco, en cruzadas políticas lamentables para conservar un poder devastado desde sus fundamentos. De una planeación que sólo existe en la fe –Osorio Chong dixit--, aquello que no puede demostrarse.

 

Si no pueden apreciar la necesidad apremiante de conservar lo que es profundamente nuestro, menos pueden alcanzar a comprender la ingente necesidad de capacitar los elementos humanos para impartir justicia, para educar en el entrañable cariño por nuestra geografía y los valores constitutivos de lo mexicano.

 

‎Para la claque mexiquense que azota el país, lo realmente importante es conservar el poder a rajatabla, a cuanto cueste para los bolsillos mexicanos, a costa de lo que se tenga que pagar en vidas, prestigio internacional y rangos de competitividad desaparecidos desde que se sentaron en Los Pinos a urdir el destrozo maquinado de este pueblo.

 

Como Nicolás Maduro, EPN encarcela a sus rivales

 

Quienes no estén de acuerdo con sus principios, ya tienen que ir despidiéndose de la política, del análisis público y aún del mundo. Ellos no paran mientes en el debate ni en la confrontación: eligen el camino de los sicarios, prestos a obedecer sus órdenes, a encarcelar a los rivales –y nos admiramos de que el venezolano Maduro haya metido en chirona a sus opositores--, a silenciar para conservar los negocios comunes del trasiego y la depredación salvaje.

 

El objetivo geoestratégico no es cuidar las prendas soberanas del patrimonio nacional, ni los vientres petroleros, ni las condiciones favorables de negociación de tratados confeccionados sólo para quedar bien con el patrón y con la clase empresarial que eligieron para cobrarle sus moche$.

 

El objetivo geoestratégico es arrimarse al cobijo neo republicano de Donald Trump y su imperio fracasado a nivel mundial. No importa. Tolucos y pachuquitas se venden como sus guardianes en el área latinoamericana, aunque ya nadie los pele, aunque nadie apueste un quinto por ellos.

 

Su poder, sobre lo comprado, asesinado o demolido

 

Es la infame condición humana de los que llegaron para quedarse con el santo y las limosnas, de quienes jamás han merecido que se les crea, menos se les obedezca, de quienes erigen su poder sobre lo comprado, asesinado o demolido.

 

¿Usted qué haría?, pregunta “el informante” desde Los Pinos, quien sólo se dedica a obedecer a los enemigos de la Nación llenándola de vergüenza en sus paseos al extranjero.