Un cuarto propio

¿Y las divas del rock?

Rakel Hoyos

A propósito de la reciente visita de Patti Smith a México, me pareció importante reflexionar sobre el papel de las mujeres en la escena del rock; sobre todo porque la llegada de esta ícono del rock no generó el impacto que hubieran tendido por ejemplo Bob Dylan o Los Rolling Stones, a pesar de ser contemporáneos e igual de talentosos. Me pregunto entonces: ¿Qué referentes femeninos tenemos actualmente como estrellas de rock?

 

La mayoría de intérpretes famosas son poperas y aunque tienen talento musical deben recurrir a la explotación de su imagen para poder destacar, una imagen sensual que guste al público masculino. Es el caso de Katty Perry, Rihanna, Lady Gaga, Ariana Grande, Beyonce, Britney Spears, Fergie. Para reafirmar mi argumento solo basta recordar lo duro que era criticada Christina Aguilera cuando engordó. Ser diva del pop y tener sobrepeso no va de la mano. Quizá unas de las pocas excepciones son Celine Dion, Cher y Adele. Y hasta ellas han sido criticadas, Cher por “vieja” y Adele por “gorda”.

 

Pero eso no le pasa a los hombres músicos. No creo que haya alguien que se atreva a decir que los Stones son estereotipos de atractivo masculino ¡Y las mujeres los aman! Incluso, Jagger tiene como esposa a una mujer de treinta y tantos que bien podría ser su nieta. Lo que admiramos de ellos es su extraordinario talento y nadie critica su físico. Sé que hay muchos otros rockeros que sí podríamos poner en una lista de verdaderos Adonis (en su juventud), pero no llegaron a donde están por “guapos”.

 

Si me preocupaba que las leyendas del rock se iban extinguiendo y los actuales músicos no daban la talla para ocupar sus puestos, ¿quiénes se quedarán en los puestos de las leyendas femeninas de la música? Para empezar ¿quiénes son esas leyendas?

 

De las intérpretes más recientes, la única con una verdadero potencial para haberse convertido en una leyenda era Amy Winehouse (aunque era más blusera), pero lamentablemente se fue antes de tiempo. Otra que también podría casi entrar en la lista es Pink, tiene la rebeldía y buenas letras, pero su estilo raya mucho en el pop.

 

Y en México, ¿a quiénes podemos reconocer? Y no, Alejandra Guzmán, por mucho que se diga rockera, es más pop que otra cosa. Aunque no me declaro su fan, quizá la mujer que se ha mantenido por más tiempo en la escena del rock es Kenny (de los Eléctricos). Otro importante referente sería Rita Guerrero de Santa Sabina, pero también falleció hace algunos años.

 

Esta semana se anunció que Ximena Sariñana encabezaría el cartel del Segundo Encuentro de Mujeres en el Rock. Esa noticia me hizo mucho ruido porque el hecho de que sea una cantante reconocida no la convierte en una rockera. Y la intención no es demeritar el trabajo de otras mujeres en la música, pero hay que dejar claro que en ese aparente gran costal que es el género del rock quieren meter a la fuerza a muchos cantantes y agrupaciones que más bien están dentro del pop o el indie.

 

Lo siento, pero muchas de las cantantes actuales no están a la altura ni tienen la presencia y la fuerza en el escenario de una Chrissie Hynde, vocalista de The Pretenders, o de Janis Joplin.

 

Creo que pasa un fenómeno similar al de las escritoras. Si le preguntas a un lector promedio por sus escritores favoritos (para empezar, hablamos en género masculino) te mencionará a hombres en su mayoría. Pero si preguntamos específicamente por 5 de sus escritoras favoritas, tardará un poco en responder. Y si le preguntamos por 10, quién sabe si logre completar la lista, ¿y por 20 o más? Intentemos eso mismo, pero con músicas.

 

Los grandes del rock son hombres, son los que llenan grandes foros. Basta con revisar un playlist de Spotify para comprobarlo. Tomemos como ejemplo la lista “Rock Legends”, que en más de 60 temas de los que incluye, ninguno es interpretado por una mujer. En los “Clásicos del rock en inglés” se incluye a The Cranberries, 4 Non Blondes, Alanis Morissette, Natalie Imbruglia, Sixpence None the Richer, Roxette y Evanescence. Es poco confiable esta última lista porque menciona a Madonna y a Dido, que en realidad son intérpretes de pop. Y de una lista de casi 70 cantantes, el número de interpretes femeninas no llega ni a 15.

 

Un estudio reciente analizó 15 festivales de música en España para ver las diferencias de género entre los participantes. Los resultados arrojaron que la máxima participación femenina en un festival es del 22 %, pero en la mayoría no se alcanza ni el 10 %. En México pasa lo mismo, en el festival más conocido (no por eso el mejor), el Vive Latino, el número de mujeres no llega al 40 %.

 

Esto nos demuestra que la desigualdad está presente en todas las esferas de la vida, tanto en el aspecto político, social, económico, como en el artístico.

 

Para el que piense que el problema es que no hay tantas mujeres que se dediquen a la música o no hay buenas intérpretes, tomemos como ejemplo al metal, que es mucho más incluyente, quizá porque este género armoniza muy bien con voces femeninas. Hay una infinidad de ejemplos de bandas de metal (en todas sus ramas) con cantantes mujeres: Ataraxia, Evanescence, Epica, Nightwish, Within Temptation, Lacuna Coil, Arch Enemy, Leaves' Eyes, Lacrimosa, Sirenia, After Forever, Tristania, Therion, Tiamat, Theatre Of Tragedy, Xandria, The Gathering, solo por mencionar algunas.

 

Pero dentro del rock también hay verdaderas leyendas femeninas, por ejemplo: Chrissie Hynde, Joan Jett, Lita Ford, Nina Hagen, Patti Smith, Lee Aaron, Sass Jordan, Debbie Harry (Blondie). Esta última tuvo un concierto apenas el mes pasado en México al lado de Shirley Manson (Garbage), otra legendaria del rock, aunque más del lado alternativo. Las propuestas de estas mujeres son verdaderamente buenas, pero lamentablemente no tienen el reconocimiento y la fama que merecen.

 

Y en agrupaciones, una que me parece extraordinaria es The Runaways. Debería ser una leyenda por todos conocida y venerada, a pesar de su breve duración. Fue una banda de hard rock y punk en los setenta, conformada únicamente por chicas. Lamentablemente, tuvieron una carrera muy corta; sin embargo, de ahí salieron Joan Jett y Lita Ford. Incluso, hay una película del mismo nombre que narra su historia.

 

Lo que se pide actualmente en la música es algo que ni siquiera tienen que ver con la música. Y si sumamos a la desigualdad de género y a la cosificación de la mujer el hecho de que lo popular es lo que más vende, pues es entendible que el talento sea lo de menos. Hay un estudio sobre las canciones más “pegajosas” en los últimos años y resulta que todas son letras sumamente sencillas y con los mismo acordes; son fáciles de procesar y no exigen reflexión alguna. Además, Spotify ha confirmado que su género más escuchado es el reggaetón. Estamos perdidos.

 

Cuando se habla de rock generalmente se contemplan también géneros como el soul, el blues y el punk. Teniendo en cuenta esto hay una gran lista de interpretes femeninas con un enorme talento, tanto con una larga trayectoria en la música como actuales, solo hay que rascarle un poquito más y no conformarnos con las mismas propuestas repetitivas y populares de la radio y la TV.