20 minutos

Manifiesto de Sevilla

Celestino Nava Aguilar

El Manifiesto de Sevilla es un referente para la construcción de la paz en un mundo inmerso en conflictos de diversos órdenes revestido de diferentes tipos de violencia que en muchos estratos de la sociedad resultaban inimaginables y por consiguiente inenarrables.

 

En 1966 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la violencia como uno de los principales problemas de salud pública, siendo la guerra y la violencia las actividades más peligrosas y destructivas de nuestra especie, al parecer su voz no se escuchó o bien lo hemos olvidado.

 

El Manifiesto de Sevilla nos dice que la paz es posible porque la guerra no es una fatalidad biológica, en el Año Internacional de la Paz decretado por la UNESCO en 1989 17 científicos expertos incluidos 2 representado a México (Antropólogo Santiago Genovés y Psicobiólogo José Luis Díaz) de diferentes disciplinas se reunieron para formular estudios relevantes de índole mundial.

 

Afirma que no existe ningún obstáculo de naturaleza biológica que se oponga inevitablemente a la abolición de la guerra o de cualquier otra forma de violencia institucionalizada.

 

Margaret Mead antropóloga afirma “La guerra es una invención social no una necesidad biológica”.

 

Hasta ese momento todos los estudios se habían dedicado a la guerra; con esto se había conseguido legitimar la violencia como una forma de progreso.

 

La caza primera forma económica del hombre primitivo y después la guerra (cazadores convertidos en guerreros para defender intereses individuales o grupales) son las primeras manifestaciones del grupo social.

 

El Manifiesto de Sevilla enmarca las siguientes proposiciones falsas en el contexto mundial:

 

1.- Científicamente es INCORRECTO decir que no se podrá suprimir nunca la GUERRA porque los animales hacen la Guerra y el Hombre es parecido al animal.

 

2.- Científicamente es INCORRECTO decir que no se podrá suprimir nunca la GUERRA porque forma parte de la naturaleza humana.

 

3.- Científicamente es INCORRECTO decir que no se podrá suprimir nunca la GUERRA porque las personas y los animales violentos viven mejor y tienen más hijos que los otros.

 

4.- Científicamente es INCORRECTO decir que nuestro Cerebro nos conduce a la violencia.

 

5.- Científicamente es INCORRECTO decir que no se podrá suprimir nunca la GUERRA porque es un fenómeno institucional.

 

Como especie humana no debemos olvidar que para vivir bien o para el bien vivir debemos desarrollar nuestra capacidad de cooperar, y que el soporte físico de nuestra inteligencia es el cerebro, los científicos no usan la palabra “Instinto” ya que no existe un solo aspecto de nuestro comportamiento que éste tan determinado que no pueda ser modificado con el aprendizaje.

 

Todos tenemos emociones e impulsos (miedo, ira, deseo sexual, hambre) pero cada uno de nosotros es RESPONSABLE del modo en que los expresa.

 

El ser humano es conflictivo por naturaleza, pero es violento por educación y cultura, somos pacíficos o violento por gestión cultural.

 

Controlados por el comportamiento emotivo y agresivo no por nuestro comportamiento cognitivo.

 

Los seres humanos aprendemos no porque se nos transmita la información sino porque construimos nuestra “versión personal” de la información.

 

La violencia no es innata de la especie humana sino que se aprende a lo largo de nuestra vida.

 

La violencia es por consiguiente evitable y debe ser combatida en sus causas sociales (económicas, políticas y sociales); es algo que se ubica en nuestra conciencia (aprende y genera símbolos) y se manifiesta a través de lo que sentimos, pensamos y verbalizamos, inmersa en un mundo conflictivo ante el cual da unas determinadas respuestas, que evaluamos como negativas en la medida en que tenemos normas culturales y unos valores que así lo aconsejen, con un carácter multifacético y diversas escalas  (micro, meso, macro y mega) y ámbitos (individual, familiar, grupal, institucional o de civilizaciones).

 

La violencia se manifiesta en GUERRAS y en las INSTITUCIONES que las soportan, en la ECONOMIA, en la POLITICA, en la IDEOLOGIA, en la FAMILIA, en la ENSEÑANZA y en la CULTURA.

 

Cuando las Naciones se preparan para la GUERRA lanzan campañas de PROPAGANDA utilizando los distintos medios de comunicación de manera de suscitar SENTIMIENTOS de IRA y MIEDO en la población hacia el ENEMIGO DESIGNADO.

 

La PROPAGANDA explota el MIEDO y la IRA que cada uno puede sentir, por consecuencia la IMAGEN del ENEMIGO es una CONSTRUCCION ARTIFICIAL más que un rasgo humano constante.

 

La FAMILIA para algunos es la INSTITUCION más violenta de nuestra sociedad, contra la construcción de la “FAMILIA como la Unidad Básica de Socialización en el AMOR”.

 

La Violencia es una característica singular de la especie humana, la agresividad es un elementos consustancial de todos los animales y consecuentemente enfocada hacia la supervivencia en un primer momento y  a la mejora de la calidad de vida posteriormente.

 

Ningún animal disfruta practicando la crueldad sobre otro de su misma especie, las prácticas de tortura tan sólo son conocidas de forma universal en la especie humana.

 

La CULTURA como conjunto de normas e instituciones propias de cada sociedad intenta justificar y dar coherencia a todas las actuaciones que las personas llevan a cabo, favorece la integración entre ellas, con otros grupos, otras comunidades, con el conjunto de la humanidad la naturaleza y el universo.

 

Aunque la violencia se institucionaliza socialmente, sólo en la Historia Moderna de la Humanidad se fija como un modo de mantener el poder y la supremacía de algunos grupos.

 

Debemos privilegiar una visión ante cualquier acontecimiento social con una perspectiva de NO a la Violencia.

 

Si nuestros antepasados inventaron la Guerra nosotros podemos inventar la Paz.

 

Construir nuestra versión personal de la información, nuestra mejor Versión de nosotros mismos y ayudar a que nuestros congéneres crucen de la acera de enfrente hacia nuestro hábitat con su propia versión en términos de respeto y solidaridad nos llevará a un progreso armónico y sostenido.

 

La familia constituida privilegiando comportamientos cognitivos y como la unidad básica de la socialización del amor en mucho nos llevará a un cambio social y al bien vivir o vivir bien que como derecho inalienable.

 

 “El hombre nace bondadoso pero la sociedad lo pervierte”

                                                 Rousseau

celestino.imagenpoblana@gmail.com