Las películas que podrían representar a México en los Oscar y en los Goya 2018

 
Jaime López

Mañana, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) dará a conocer sus dos películas seleccionadas para tratar de ingresar a la quinteta final de Mejor Película Extranjera de la 90 entrega del premio Oscar, así como en la de Mejor Película Iberoamericana de la edición 32 del Goya.

 

En consecuencia, parece oportuno hacer un breve análisis de las cuatro obras que parecen estar a la delantera en ese proceso de selección: “Las hijas de Abril”, “Tempestad”, “Sueño en otro idioma” y “La región salvaje”.

 

Referente a la primera, se trata del nuevo trabajo de Michel Franco, creativo que en breve se ha logrado consolidar como uno de los realizadores mexicanos más reconocidos en el Viejo Continente. Los premios obtenidos en 2012 por “Después de Lucía” y en 2015 por “Chronic”, ambos en el festival de Cannes, dan fe de lo anterior.

 

Además, “Las hijas de abril” viene avalada por el premio del jurado obtenido en la sección “Una cierta mirada”, brazo del mencionado festival francés. También le puede sumar puntos el hecho de que retrata las condiciones de una familia de mujeres en las que la ausencia paterna es un común denominador (una situación muy arraigada en la cultura nacional). Dicho film entreteje su historia muy al estilo de los habituales melodramas que tanto les gustan a los públicos de otros países.  

 

Por su parte, el documental “Tempestad”, dirigido por Tatiana Huezo, se antoja como una opción fuerte para el Goya 2018, misma que ha demostrado ser favorita de los académicos, pues desde el año pasado ha obtenido una diversidad de premios.

 

Además, “Tempestad” es una obra que destaca por sus maravillas técnicas, en la que la musicalización de Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman, así como la fotografía de Ernesto Pardo, no le piden nada a las grandes producciones internacionales. Igualmente, una postulación para “Tempestad” sería un digno reconocimiento al género fílmico que más prestigio le ha brindado al cine nacional en los últimos años.

 

Mientras que “Sueño en otro idioma” podría conseguir el favor de los académicos luego de obtener el Premio del Público en el festival de Sundance, y gracias a que documenta un tema sumamente mexicano: la lucha por preservar o mantener vigente una lengua indígena en peligro de extinción. Lo malo es que esta película es dirigida por Ernesto Contreras, quien no hace mucho fue elegido el nuevo presidente de la AMACC, lo que podría jugar en su contra.

 

Finalmente, “La región salvaje” podría dar la sorpresa luego de que el reciente ganador del  Festival de Venecia, Guillermo del Toro, hiciera pública su admiración hacia la nueva obra de Amat Escalante, quien con “Heli”, su anterior trabajo, consiguió críticas positivas alrededor del mundo. 

 

Y sería sumamente placentero ver cómo una obra con tintes fantásticos supera el prejuicio o los estereotipos de algunos académicos, quienes, por lo general, optan por temáticas realistas o tremendistas. Así, un buen cine de ficción representaría a México en una competencia que se vislumbra sumamente complicada. 

 

La última ocasión que México logró estar en la quinteta final del Oscar fue en 2011, cuando la academia del vecino país del norte postuló a “Biutiful”, de Alejandro González Iñárritu. Mientras que “Las elegidas”, de David Pablos, logró colarse apenas el año pasado entre las finalistas para el premio Goya, dentro de la categoría de Mejor Película Iberoamericana.