Regresan los piratas a Los Ángeles, California, con el Shoreline Village Pirate Festival celebrado en Long Beach, donde los cosplayers le dieron rienda suelta a su imaginación con trajes hechos por ellos mismos.