Uno de los principales problemas que enfrentan los médicos que tratan enfermedades como el sida y el cáncer es que los medicamentos que usan para combatir estas enfermedades por sí mismos causan daño renal a los pacientes.