Policía brasileña arresta a presidente de multinacional de cárnicos JBS

 
Xinhua

RIO DE JANEIRO.- La Policía Federal (PF) brasileña arrestó la mañana de hoy de manera preventiva al presidente ejecutivo de la multinacional de cárnicos JBS, Wesley Batista, hermano de Joesley Batista, este último preso desde el fin de semana pasado.

 

Las acción forman parte de la segunda fase de la operación "Talón de Aquiles", que investiga el uso indebido de informaciones privilegiadas en transacciones del mercado financiero entre el 24 de abril y el 17 de mayo de este año.

 

En ese período, se divulgó información relacionada con un acuerdo de delación compensada firmado por la corporación J&F perteneciente a los dos hermanos con la Fiscalía General de la República.

 

La operación investiga órdenes de venta de acciones de JBS en la Bolsa de Valores por la empresa controladora, FB Participações SA y la compra de esas acciones por parte de JBS.

 

Con estas irregularidades se manipulaba al mercado y se hacía que los accionistas absorbieran parte del perjuicio generado por la baja de las acciones.

 

Otra situación fue la intensa compra de contratos de derivados de dólares por JBS fuera del movimiento habitual de la empresa, que se favoreció con el alza de la divisa estadounidense tras el día 17.

 

Los hermanos Batista acusaron al propio presidente de Brasil, Michel Temer, de cobrar presuntos sobornos del grupo JBS.

 

Esta confesión llevó al fiscal general de la República, Rodrigo Janot, a presentar en junio pasado una denuncia por corrupción pasiva contra Temer, la cual fue archivada por la Cámara de Diputados.

 

Un día antes de que se hiciera público el escándalo que salpica directamente a Temer, los hermanos Batista compraron dólares y vendieron una gran cantidad de acciones de la empresa.

 

Según las autoridades, conocían el caos que se instalaría en el mercado cuando comenzara a circular el contenido de la grabación que implica al mandatario brasileño.

 

Los sospechosos deben responder por el delito de uso de información privilegiada, aún no divulgada al mercado, para propiciar ventaja indebida con valores mobiliarios.

 

Las penas por este delito varían de uno a cinco años de prisión y multa de hasta tres veces el valor de la ventaja obtenida.

 

La defensa de los hermanos Batista lamentó en un comunicado la acción, al sostener que "El Estado brasileño usa todos los modos para promover una venganza contra aquellos que colaboraron con la Justicia".

 

"Sobre la prisión de los hermanos Batista, en la investigación de 'insider information' (información privilegiada), es injusta, absurda y lamentable la detención preventiva de alguien que siempre estuvo a disposición de la Justicia, prestó testimonios y presentó todos los documentos requeridos", sostuvo la defensa.