Público o privado, el transporte se ha vuelto un peligro latente

Foto: 
Enfoque
 
Alberto Ramírez

En lo que va del año, en la capital poblana se ha engrosado el porcentaje de víctimas en el transporte público. Los números son alarmantes y la situación es crítica.

 

“Nosotros pues ya no tenemos miedo a nada. Estamos muertos en vida. ¿Qué más nos puede pasar? Nos quitaron lo más preciado que teníamos, por quien vivíamos y quien nos cuidaba. Ahorita ya no nos importa nada”.

 

Esas fueron las palabras que dijo Luis Bolio López, padre de Erik Bolio, después de que su hijo fuera asesinado durante un asalto en la Ruta 27A, en mayo pasado.

 

Asaltos a plena luz del día, homicidios y acoso sexual son una constante en el transporte público que circula diariamente por las principales vialidades de la capital poblana.

 

Qué decir del transporte privado o taxis ejecutivos, que en estos últimos días, específicamente la empresa Cabify, están en el ojo del huracán tras la desaparición de Mara Fernanda, estudiante de la UPAEP, al abordar una de sus unidades.

 

La percepción de inseguridad en los ciudadanos de la capital de Puebla fue del 73.4 % en el segundo trimestre del año, cifra que aumentó 6.7 puntos porcentuales, de acuerdo con datos del INEGI.

 

Semanas atrás, el presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato, mencionó que de acuerdo con resultados de un estudio efectuado por ONU-Mujeres, una de cada dos mujeres que utiliza el transporte público en Puebla declara haber sido molestada por algún hombre.

 

En una encuesta hecha por el INEGI en la capital poblana que plantea la pregunta: ¿De qué delitos puedes ser víctima en Puebla?, los encuestados mencionaron en primer lugar que lo más probable es ser asaltado en el transporte público, en segundo lugar la gente considera que pueden ser agredidos físicamente y en tercer sitio temen ser extorsionados o secuestrados.

 

La cantidad de casos no es precisa ni refleja la realidad, ya que solo se contabilizan aquellos actos delictivos que se denuncian ante las autoridades o a través de las redes sociales.

 

En un recuento de daños, en lo que va del año se contabilizan 4 víctimas mortales, siendo el último un elemento de Seguridad Pública que intentó frustrar un asalto.

 

Luis Juárez era elemento de la Policía Municipal y murió la noche del pasado 29 de junio tras un asalto a una unidad de la ruta 7A, en la colonia Belisario Domínguez.

 

Erick Bolio, baleado en la ruta 27 A; Román Mora, en la 3 A; Luis Juárez y una persona más han sido víctimas mortales de los asaltos al transporte público.

 

Además de las víctimas fatales, prácticamente en todos los sectores de la capital poblana se registran robos a transporte público, en los que han ocurrido decenas de lesionados durante los asaltos.

 

Viajar en transporte publico o privado se ha convertido en un alto riesgo de ser presa de la delincuencia.