Murió al interior de una casa embrujada

 
Victoria López

Un joven de 21 años falleció en el parque de diversiones Ocean Park, de Hong Kong, después de entrar a una casa embrujada, en la que un ataúd es deslizado por un tobogán.

 

Empleados del lugar encontraron inconsciente al hombre cinco minutos después de haber entrado a la atracción llamada “Enterrado Vivo”.

 

De acuerdo con información del parque, la víctima fue golpeada por culpa de un error técnico, lo que provocó que falleciera en cuestión de minutos.

 

La atracción es parte del festival de Halloween que cada año se celebra en la mayoría de los parques de atracciones de Asia, en la que los asistentes entran a un ataúd, para después ser deslizados por un tobogán, experimentando el hecho de ser enterrados vivos, mientras recorren un laberinto lleno de espíritus malignos.

 

Debido al trágico momento, el gobierno ordenó el cierre de la atracción hasta nuevo aviso, mientras las autoridades investigan para averiguar las verdaderas causas de la muerte, reportó El Gráfico.