Una fuga en la monoboya número tres de los ductos de Petróleos Mexicanos ocasionó un nuevo derrame de combustible, que contaminó las playas de Salina Cruz y Tehuantepec en Oaxaca.