A casi un mes del fatídico terremoto de 7.1 grados que azotó a la Ciudad de México y otros estados centrales del país, se anunció el inicio de trabajos de demolición de los edificios más afectados.