Niña Mercedes y fantasmagórica pasajera de taxi, anecdotario del Panteón Municipal

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Jaime López

En la víspera de la festividad de Día de Muertos, las historias sobrenaturales o de entes tétricos ocupan el centro de conversación de los ciudadanos. Tal es el caso de la niña Mercedes, la primera “huésped” del Panteón Municipal, fallecida el 5 de mayo de 1880 y a la que supuestamente se le ve jugando en medio del mausoleo.

 

“Solo tenemos el conocimiento que fue la primera persona que fundó el panteón e igual comentarios de algunos compañeros que pues luego sale, que luego se aparece, que luego anda jugando, pero yo no la he visto”, señaló Federico Martínez, enterrador del Panteón Municipal de Puebla.

 

En entrevista con Imagen Poblana, el trabajador relató que algunas de las cosas más extrañas que sus compañeros han percibido incluye gente arreglando capillas que se aparecen y desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, así como flores que se colocan como por arte de magia.

 

“Los compañeros comentan que luego ven a unas personas pasar y que se desaparecen, que en algunas capillas luego ven que están arreglando dentro de las capillas y de momento desaparecen esas personas y que de repente ven flores puestas. Es lo que comentan algunas personas, yo sinceramente no he visto”, detalló.

 

Por otra parte, precisó que algunos de los sepulcros más distinguidos de su sitio de trabajo son los destinados a la memoria de los hermanos Serdán y a la de Juan Crisóstomo Bonilla, destacado profesor poblano egresado del Benemérito Instituto Normal del Estado. No obstante, aclaró no saber historias extrañas acerca de los mismos.

 

Sin embargo, gente que trabaja afuera del Panteón Municipal, como el comerciante José Luis Gómez, platicó a este medio que los taxistas han tenido que lidiar con el ánima de una mujer que los aborda, les pide ir a una dirección en específico y cuando llegan al destino, les pide que la esperen para pagarles, pero que nunca sale de donde entró.

 

“Supuestamente pasan los taxis, sale la señora del panteón y para al taxista, se la lleva a su casa. Al llegar a su casa, supuestamente, le dice que se espere un momento para que le pida dinero a su mamá, para que pague el taxi. El taxista está afuera para que salga la señora o muchacha, supuestamente el taxista se desespera, toca la puerta de la señora donde entró y después sale la mamá a rectificar que la señora o muchacha ya no vive”, detalló.

 

Al menos dos choferes han platicado la historia de aquella enigmática mujer, mientras que otro ha visto a uno de sus compañeros hablando solo, a la nada, como si fuera acompañado de dicha fémina.

 

Finalmente, uno de los trabajadores del Panteón Municipal informó que hace un par de años, una visitante aseguró haber visto un muerto sin cabeza recargado sobre uno de los muros, lo que le causó un severo impacto y ganas de desmayarse.

 

“Hace poco me dijo una señora que vio uno (difunto) sobre el muro, pegado, pero sin cabeza y sí, le agarró mareos, bajó, se salió, sí se quería desmayar, por eso se salió. Ya afuera pidió apoyo. Fue en el día”, indicó.

 

Por cierto, el panteón en cuestión, camposanto emblemático de la Angelópolis, cierra a las cuatro de la tarde. Tal vez este horario de cierre se deba a que realmente son muchos los monstruos y espectros que aparecen cuando comienza la tarde-noche o solamente se trate de que la niña Mercedes y el poblano sin cabeza ya se contagiaron de otra cuestión terrorífica: los horarios de la burocracia.