Puebla dio la cara al problema desde el primer momento: Tony Gali

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Alberto Ramírez

Durante el informe sobre censo de viviendas dañadas por el sismo 19-S y el proceso de reconstrucción, el gobernador del Estado, Tony Gali, manifestó que Puebla dio la cara al problema desde el primer momento al asignar 678 millones de pesos, provenientes del fondo de presupuesto participativo y de recursos federales.

 

“El informe de avances es el resultado del trabajo conjunto con el gobierno federal y el apoyo de los presidentes municipales; agradezco el apoyo brindado del gobierno federal que, desde el primer momento, el día jueves 21 ya estaba el presidente de la República, en el lugar del epicentro evaluando los daños del impacto”.

 

Destacó que a pocas semanas del sismo y en el afán de no dejar no caer la economía, la Secretaría de Turismo Federal informó que Puebla está en un 78.9 por ciento de ocupación, “que habla que en pocas semanas hemos logrado regularizar el ingreso de turistas a Puebla gracias a la rápida respuesta”, dijo el mandatario estatal.

 

Indicó que hay 5,744 viviendas con daño total, se han rehabilitado 14 hospitales y 82 centros de salud con fondos propios del estado, que ascienden a 120 millones de pesos, y aseguró que en un plazo de 90 días estará regularizado el servicio.

 

Derivado de la coordinación con la SEP Federal, se ha anunciado una inversión conjunta de 1,900 millones de pesos para reconstruir o rehabilitar 1,614 escuelas, que para febrero debe estar rehabilitado al 100 por ciento.

 

Destacó la participación de los empresarios, como CEMEX que ha donado toneladas de cemento, varilla, tabique, lo que ha permitido adelantar los trabajos de reconstrucción, así como de Grupo FEMSA y la Fundación Jenkins que donó 50 millones de pesos.

 

Señaló que de las 465 iglesias que presentaron daños, 123 templos presentan daños severos; sin embargo, dijo que el INAH ha permitido que sea la que se una a la autoconstrucción en aquellas edificaciones que tienen daños menores.

 

Se abrieron 20 albergues durante la contingencia y recibieron a 1,200 personas, hoy solo quedan 7 albergues con 71 personas.

 

“Hemos recibido más de mil toneladas de ayuda, que están certificadas por la contraloría, se han entregado más de 450 toneladas, hay una excelente reserva que se está distribuyendo de manera parcial en los 7 albergues y en las unidades móviles alimentarias. Interés y voluntad para no descuidar a ningún ciudadano”.

 

Celebró el convenio signado con la SEDATU, en materia de contraloría social, para verificar la entrega de recursos en el proceso de la reparación construcción de viviendas.

 

La fecha límite para que se terminen los trabajos de reconstrucción es en el primer trimestre del 2018.

 

Un estimado en costos para reconstrucción es de 1,270 millones de pesos para vivienda, 1,900 para escuelas, 100 en materia de salud y ante la dificultad de evaluar templos y exconventos, el gobernador dijo que se habla de aproximadamente de 2,000 millones de pesos, “pero puede ir reduciendo de acuerdo a las aportaciones”.

 

Por su parte, el subsecretario de la SEDATU, Juan Carlos Lastiri Quiroz, destacó que al cierre del censo el pasado 16 de octubre se contabilizaron 28,371 viviendas dañadas de un total de 29,191 que fueron censadas.

 

Durante el informe de censo de viviendas dañadas por el sismo y el proceso de reconstrucción, aseguró que las afectaciones en temas de infraestructura carretera, agua potable, electricidad, están cubiertos al 100 por ciento, en tanto en materia educativa están garantizados los recursos para la reconstrucción de las instituciones educativas.

 

Destacó la coordinación de los 3 niveles de gobierno, en este proceso donde cada uno aportó 420 brigadistas, que les permitió definir que de los 112 municipios que en un primer reporte tuvieron declaratoria de desastre, 106 presentaron daños en vivienda y 6 no hubo afectaciones.

 

En un hecho sin precedente, aplaudió la medida emprendida por el Gobierno de Tony Gali, quien aportará 10,000 pesos más para la reconstrucción de cada vivienda que haya sufrido daños parciales, y también la medida de que aquellas casas que solo sufrieron daño menor pudieran alcanzar el estado de daño parcial para que pudieran acceder a más recursos, “esta es una decisión oportuna solicitada por el gobernador y única en el país”.

 

Como ya se había hecho mención, las viviendas que hayan sufrido un daño total recibirán hasta 120,000 pesos, de los cuales el gobierno federal aportara 90,000 pesos y el gobierno local 30,000 pesos, recurso que, aseguró Lastiri Quiroz, será entregado a través de las tarjetas de apoyo Bansefi en un periodo de 10 días máximo a partir de esta fecha.