En sureña provincia cubana de Cienfuegos, la apicultura se ha convertido en una tradición familiar, que va pasando de generación en generación. Ejemplo de ello es la familia Sarmiento, donde el padre y dos hijos son reconocidos apicultores, cuya fama supera los límites del pequeño y montañoso poblado de Cumanayagua.