Las principales calles del centro y el Paseo de la Reforma en la ciudad de México fueron testigos del paso de coloridos alebrijes monumentales, en el marco de las celebraciones del tradicional Día de Muertos.