Indice Político

Odebrecht - Fepade: Cinismo ofensivo de EPN y secuaces

Francisco Rodríguez

El corrupto altanero, el arrogante que se ufana de serlo, aquél que no conoce la vergüenza ni estima el daño que pueda causar a todo un pueblo merced a sus latrocinios, liviandades y violaciones sistemáticas a la ley establecida, no puede ser otra cosa sino el perfil exacto que corresponde a un cínico empedernido. Todo un candidato a camisa de fuerza.

 

Superlativamente cínico si insiste en aferrarse al uso de los poderes del Estado para consumar sus sandeces, ignorancia y desenfreno en el prevaricato, el abuso de funciones, la venta maquinada de la soberanía nacional, el entreguismo en brazos de los verdugos a quienes supone cómplices, y la destrucción del orden interno, la convivencia pacífica y la obediencia a las normas.

 

Utilizo el adjetivo cínico, sólo porque la costumbre inveterada del periodismo mexicano ha asumido como norma de conducta eludir las calificaciones exactas, pero necesariamente majaderas, para referir las conductas de quienes desde cualquier posición de poder destruyen la dignidad y el orgullo de los bien nacidos en esta tierra generosa.

 

Sé muy bien que me quedo corto en esta adjudicación gramatical, que requiere un ¡hasta aquí!, un ¡ya basta! a los perfumados gobernantes de México, más a los que se han pasado de la raya, del castaño oscuro, en función de hacer prevalecer sus intereses monetarios sobre las exigencias colectivas. Los que rehúye a un juicio histórico que de todos modos ha sido y será emitido, pésele a quien le pese.

 

Demencial corrupción desatada e incentivada por los mexiquitas

 

El cinismo de los llegados de Atracomulco es inaudito. Toca los extremos sensibles del escatológico uso de los medios a su servicio para desorientar y desinformar a la población, el crimen proditorio‎ propio y el de sus secuaces del narcotráfico para sembrar el terror y el desasosiego entre la ciudadanía, el dinero...

 

... de nuestros impuestos para su peculio personal, el nombre de México para barrer y trapear en su perjuicio en cuanta negociación de mentiritas dicen que establecen.‎ El honor nacional que ponen de tapete para que cualquier gerentillo de los intereses exteriores imponga su voluntad sobre el colectivo.

La pavorosa inflación, el alza desenfrenada de los artículos de consumo básico, la devaluación monetaria sin fin, el alza explosiva de la delincuencia y de los delitos de alto impacto, el robo electoral, el dispendio administrativo para la comodidad de los favoritos, y el desorden absoluto en todos los renglones de la vida nacional...

 

... tienen su origen y destino en la demencial corrupción desatada e incentivada por los mexiquitas, emulada por sus vástagos políticos en los tres órdenes de gobierno, ejecutivo, legislativo y judicial y en los tres niveles geográficos, federal, estatal y municipal,‎ orientada por la rapiña y la destrucción del concepto de lo mexicano, de la idea de país.

 

Crisis política, para salir bien librados de su extorsión a Odebrecht

 

Un gobiernito que ha llegado al extremo de desacreditar a sus únicas instituciones encargadas de la vigilancia, la honradez y la imparcialidad del desarrollo‎ electoral, el Instituto Nacional Electoral, el Tribunal Federal Electoral y la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, pide a gritos ser declarado incapacitado mental, para el bien de todos.

 

Los cínicos que han provocado una crisis política como la que estamos viviendo, por el ‎único afán de salir bien librados en la investigación de los sobornos, extorsiones y chantajes de la empresa brasileña Odebrecht, la misma que ha librado condena en México, aunque esté sentenciada en prácticamente toda Latinoamérica...

 

... por el objetivo de no perder el registro de ese fantasmal ente llamado PRI, por no ser enjuiciados por la opinión pública el día de la jornada electoral, por su empeño en aparentar lo que no son ni han sido, sólo demuestran su absoluta incapacidad para cualquier ejercicio de gobierno. Los cínicos tampoco entienden nada del mundo en que viven.

 

Sólo sirven a los intereses de los peores enemigos del país

 

En los últimos ciento cincuenta años, por lo menos,‎ los mexicanos no habían visto en su vida un grupo en el poder con este grado de cinismo ramplón, de ignorancia, ineptitud, voracidad y altanería en el desempeño de estas anti virtudes. Lo peor, hacen ostentación de ellas, para vergüenza ajena de las decenas de millones empobrecidos, humillados y moralmente vejados.

 

Los de Atracomulco sólo sirven al reducido grupo de empresas extranjeras, estadounidenses, japonesas, españolas, alemanas y de cualquier nacionalidad que sean, con la única condición de que le lleguen al precio de sus comisiones burocráticas de coyotes y culiempinados. Como burros oloteros, no saben voltear hacia los lados.

 

Dicen servir también a los capitostes nacionales que los diseñaron para sentarlos en la descascarada silla de Los Pinos, de donde ya casi no pueden salir por miedo a la repulsa popular. Sirven también a la canalla familiar de la rapiña presidencial que ocupó antes el mismo sitial.

 

Sirven a los mismos descerebrados que dirigieron desde Los Pinos el desmantelamiento del Estado, la entrega absoluta a los financieros yanquis, los que desregularon todo el sistema de permisos, aranceles y taxativas gubernamentales, a los mismos que se ajustaron a las recomendaciones de los peores enemigos de este país.

 

Más ventajas que un monarca europeo, a los que sí juzgan y procesan

 

A todas horas toman decisiones, posiciones y actitudes donde se mezclan lamentablemente las peores cualidades de la condición humana, concentradas en un solo grupito de badulaques que ya son parte de la befa y el asombro mundial, del azoro planetario sobre sus indefensiones cerebrales, atracos, atropellos y violaciones a los derechos humanos. 

 

‎Hasta ahí, son lo peor de nuestra imagen nacional. Los saldos del desdoro y la incompetencia traidora. Pero lo que han producido en estiércol los últimos días tendrá que ser registrado como una de las peores imbecilidades que se le puedan ocurrir a un poseído por la ambición. 

 

‎Han colocado la primera piedra de su propio patíbulo. Han puesto en manos de un torturador emblemático, Javier Coello Trejo, abogado de los peores intereses, la defensa imposible e indeseable del palurdo Emilio Lozoya Austin, un muchachito tenebroso, saqueador de la riqueza nacional, ¡alegando precisamente, la violación de sus derechos humanos!

 

Con mayores derechos y prerrogativas que un monarca europeo, a los que sí juzgan y procesan también, Coello y Lozoya, las dos indignidades, se quejan de haber sido ultrajados por el pétalo de una investigación de la Fepade.‎ No obstante haber pedido los exoneraran, libres de polvo y paja...

 

... los infames se coluden con el padrino del Fiscal, Diego Fernández de Cevallos, para renunciarlo por procedimientos inconstitucionales y salvar del escarnio el pellejo del único auténticamente responsable de todo el desaguisado: Enrique Peña Nieto. Y de paso, blindar al otro favorecido con los chantajes monetarios: El Guasón José Antonio Meade Kuribreña, supuesto candidato de las fuerzas vivas de Metepec y anexas.

 

Se mofan de la dignidad, porque ésa ya no tiene razón de ser

 

Provocan una trifulca de escándalo en el Senado, toman la tribuna los partidos empeñados en la legalidad electoral. Son linchados por todos los loritos radioeléctricos y por la prensa vendida. Se mofan de la dignidad, porque ésa ya no tiene razón de ser en este juego de birlibirloque.

 

Por más vueltas que le demos a esta noria, el veredicto está resuelto: todo es producto de la corrupción y el abuso galopante con los que han ejercido el poder los de Zacazonapan. De su inmensa estulticia, de su desvergüenza, de su cinismo ofensivo.

¿No cree usted?