“Muy complicadas”, las posibilidades del PRI para 2018 en Puebla: experto

 
Luis Alberto Cataño

A pesar de mantenerse como segundo en las encuestas rumbo a la gubernatura, las posibilidades del PRI para 2018 son "muy complicadas", consideró el politólogo José Alejandro Guillén Reyes, quien auguró que tendrán una difícil elección en Puebla, dado que aún no se recuperan de la derrota en 2010.

 

En entrevista con Imagen Poblana, el especialista opinó que el partido tricolor todavía carga con el estigma de lo que fue la debacle del partido en 2010, cuando quedaron fuera de Casa Puebla y el Charlie Hall a costa del PAN. Desde ese momento, no han podido recuperar los adeptos que tuvieron.

 

"El PRI no ha podido recuperarse de esa derrota de 2010 cuando perdió la gubernatura. En las elecciones locales y federales les ha costado mucho trabajo recuperar la cantidad de adeptos que tuvo en un momento", dijo.

 

Y es que dijo, a pesar de marchar entre segundos o terceros en las encuestas de preferencias rumbo a la gubernatura, tendrán que luchar cuesta arriba y contra el desprestigio del partido para alcanzar números como los de otros comicios en que se afianzaron con el triunfo.

 

"En todas las encuestas están en segundo o tercer lugar por el desgaste en la imagen del partido y del presidente y por el rompimiento con la ciudadanía", añadió.

 

El politólogo recordó también lo sucedido en 2016, cuando a pesar de que el tricolor lanzaba a su mejor cuadro como era Blanca Alcalá, el propio partido se encargó de dañarla y desprestigiarla, con lo que se confirmó la desunión que había dentro de sus filas

 

 

"Lo que he observado es que el PRI ha terminado por no llegar a unificar al partido y se vio en 2016 cuando lanzaron a su mejor candidato, Blanca Alcalá, pero se vio de inmediato que iban por caminos distintitos y no tuvo el apoyo la exsenadora".

 

El experto señaló que la forma en la que perdió la ahora embajadora de México en Colombia, dio muestra de la desunión del partido y de la lucha interna que hay para acaparar los cargos de elección popular.

 

Guillén Reyes confirmó que el desprestigio que vive el sexenio de Enrique Peña Nieto restará también al PRI en Puebla, ya que el tricolor se ha visto afectado por las malas decisiones y los escándalos en la residencia de Los Pinos.

 

"Todo suma, o más bien, todo resta. Y este es uno de los puntos más fuertes, porque el sexenio de Enrique Peña Nieto tiene un nivel de aceptación bajísimo. Se han pagado los costos de malas decisiones y escándalos pero el presidente a pesar de ese problema en cuanto a la aceptación y calificación que le pone la gente, sigue siendo el principal adepto del PRI", sentenció.