El terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter que azotó la zona fronteriza entre Irán e Irak el domingo, ha dejado hasta el momento alrededor de 500 muertos y más de 7 mil heridos.