Trump lleva renegociación del TLCAN a redes sociales

Foto: 
Xinhua
 
Notimex

Washington.- A diferencia de México y Canadá, que han reservado a sus negociadores la voz y los reflectores en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN), el presidente estadunidense Donald Trump ha ventilado el proceso en las redes sociales.

 

Desde sus días como aspirante a la nominación presidencial republicana, Trump hizo del acuerdo, vigente entre los tres países a partir de 1994, un blanco frecuente de sus críticas, tanto en actos de campaña como a través de Twitter, su vehículo preferido de comunicación.

 

Durante su campaña, el empresario de bienes raíces calificó el acuerdo como un desastre para Estados Unidos y para los trabajadores estadunidenses, acusando a México en particular de sacar los mejores dividendos, basándose según él en el déficit comercial entre los dos países.

 

Como candidato presidencial, el republicano invocó incluso el acuerdo para atacar de manera repetida a su oponente demócrata Hillary Clinton, por el hecho de que fue su esposo, el entonces presidente William Clinton, quien promulgó el TLCAN en 1994.

 

Según Trump, un voto por Clinton era "un voto por el TPP (el Acuerdo Transpacífico), el TLCAN, impuestos altos, regulación radical y masivo flujo de refugiados”, aseguraba en un mensaje de julio de 2016.

 

En la actualidad, aunque en algunos círculos la campaña mediática de Trump a través de las redes sociales es considerada normal en negociaciones difíciles como la que llevan a cabo los tres gobiernos sobre el TLCAN, su retórica ha sido calificada con frecuencia como incendiaria.

 

En un artículo publicado en septiembre pasado, la revista Foreing Policy señaló que “las caracterizaciones erróneas, las malas matemáticas y las mentiras rotundas están poniendo en peligro el tratado comercial de EU-México-Canadá, y ponen en peligro cientos de miles de empleos en Estados Unidos”.

 

Durante una entrevista con la revista Forbes en octubre pasado, Trump redujo las expectativas aun antes de que la primera ronda de negociaciones arrancara en esta capital, al afirmar: “pienso que el TLCAN tendrá que terminar si no lo vamos a mejorar, de lo contrario no creo que se pueda negociar un buen acuerdo”.

 

En un mensaje en su cuenta oficial de Twitter en agosto pasado, el mandatario externó su malestar por las posturas adoptadas por México y Canadá frente a las demandas de su gobierno.

 

“Estamos en proceso de renegociación del TLCAN (el peor acuerdo comercial jamás hecho) con México y Canadá. Los dos están siendo muy difíciles, ¿tendremos que terminarlo?”, interrogó.

 

Fiel a su personalidad ambivalente, Trump ha confundido a propios y extraños con sus cambios de posturas, como lo hizo en un mensaje en Twitter con que pareció dejar atrás su postura inicial de poner fin al acuerdo.

 

“Recibí llamadas del presidente de México y del Primer Ministro de Canadá pidiendo la renegociación del TLCAN en lugar de ponerle fin. Estoy de acuerdo”, anunció el mandatario el 27 de abril.

 

La compulsión del mandatario a ventilar algunos asuntos en las redes públicas, sin la posibilidad de verse refutado ha dado como resultado de que una de las negociaciones más importantes para los tres países sea negociada en dos escenarios: A puerta cerrada y ante la opinión pública estadounidense.