El 20 noviembre se celebra el Día Mundial de la Infancia, momento apropiado para recordar que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) está tratando de no dejar a ningún niño atrás en el aprovechamiento de su potencial.