Es falso que remedios caseros curen la diabetes: especialista

 
Alberto Ramírez

A pesar de que hay una infinidad de remedios caseros para “curar” la diabetes, la realidad es que al ser una enfermedad crónico degenerativa, ni los propios medicamentos tienen la cura o la fórmula para erradicarla.

 

Dentro de los remedios caseros, y que supuestamente dan mejores resultados, están: consumir calabaza amarga, ya que ayuda a controlar los niveles de azúcar. También, el jugo de hojas de bilva y parijataka para la producción de insulina.

 

Otro remedio casero es la grosella espinosa india, que controla los niveles de azúcar y además contiene vitamina C. Al mezclar una taza de jugo de grosella con una taza de calabaza amarga, y tomarla diario por 2 meses, supuestamente despierta las células, “ya que están dormidas”, con lo que producen la insulina y desaparece la diabetes.

 

También están tomar semillas de parslane, otro remedio que cura la diabetes si se toma de manera disciplinada por 5 meses. O comer toronja, remedio natural que se debe incluir en la dieta diaria para ayudar los niveles de azúcar, entre muchos más.

 

Al respecto, Isabel Álvarez Fuentes, médico especialista en tratamientos de diabetes, dijo que estos remedios caseros lo que hacen en el paciente es otorgarle una mejor calidad de vida y aprender a vivir con la enfermedad, “pero el medicamento es el que está haciendo la función”.

 

“Mientras el paciente se apegue a su tratamiento puede apoyarse de remedios caseros, siempre que el médico esté enterado y de acuerdo, ya que muchos remedios caseros pueden tener efectos secundarios o hacer interacción con los medicamentos”.

 

Al insistir si alguno de los remedios mencionados anteriormente “curan” la diabetes, la especialista mencionó contundentemente que ninguno de ellos lo hace, solo la controla.

 

“Muchos, por no decir la mayoría, tienen efecto placebo, es decir, el paciente cree firmemente que se siente bien tomando moringa, por decir algo, cuando realmente son sus medicamentos los que están haciendo el efecto”.

 

El efecto placebo es aquella sustancia que carece de acción curativa, pero produce un efecto terapéutico si el enfermo la toma convencido de que es un medicamento realmente eficaz, “lo mismo sucede con estos remedios, lo toman y creen firmemente que les está mejorando la salud”.

 

Sin embargo, esta decisión al paso del tiempo puede traer mayores consecuencias, toda vez que muchas veces el paciente decide abandonar el tratamiento médico y solo ingerir estos remedios, creyendo que está mejorando su salud.

 

“Si deja de tomar su medicamento va a tener un descontrol metabólico severo con sus respectivas complicaciones, y además la enfermedad avanzará continuamente y sin ser controlada. Yo creo que más que un mito es desinformación de la gente. No estamos en contra de los remedios caseros, pero sí es importante que quede claro que ninguno de ellos cura la diabetes y que de la ingesta de estos remedios siempre debe estar enterado el médico”, finalizó.