Los éxitos del rectorado de Esparza en 2017

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Jaime López

Un año más ha transcurrido y siguen siendo notables las acciones emprendidas, así como los logros obtenidos, en la máxima casa de estudios. Esto acredita el tesón del rector Alfonso Esparza Ortiz, quien continúa enfocado en posicionar a la BUAP no solo como la mejor institución de educación superior en el estado, sino también como una de las más importantes a nivel nacional.

 

Para ello, el “Lobo Mayor” se ha guiado por una visión integral, en la que todos los sectores de la BUAP son considerados piezas claves para seguir consolidando una buena imagen ante los ojos de los connacionales. En consecuencia, parece oportuno enumerar algunos de los principales logros de Esparza Ortiz a lo largo de 2017.

 

Para empezar, a principios de año, el académico anunció, pese al recorte presupuestal en materia educativa, la contratación de nuevo personal docente mediante concursos de oposición, con el objetivo de volver a la Benemérita un doble semillero de gran calidad, tanto de estudiantes como de docentes.

 

Posteriormente, a mediados de año, el rector encabezó la ampliación de la matrícula estudiantil, al abrir tres mil lugares más que en el proceso de admisión anterior (pasando de los 24,000 a los 27,000). Ello con el propósito de brindar más espacios a los más de 40,000 aspirantes. En la distribución de dichos espacios adicionales tuvieron prioridad las carreras más demandadas: Estomatología, Fisioterapia, Derecho y Medicina.

 

Asimismo, en el quinto mes de 2017, la Benemérita hizo soñar a los amantes del balompié con el ascenso de los Lobos al máximo circuito del futbol mexicano, tras derrotar a los Dorados de Culiacán en la final de ascenso. Mientras que en el segundo semestre del año en curso, dicha escuadra brindó a sus aficionados un torneo digno, con uno de los tres mejores puntajes para un equipo debutante.

 

En la parte científica, el rector de la BUAP atrajo los reflectores de propios y extraños al inaugurar en junio de 2017, en Ciudad Universitaria, el Laboratorio de Innovación e Internet de las Cosas Intel-Buap, cuyo objetivo primordial es apoyar al alumnado de las facultades de Ciencias de la Computación y Ciencias de la Electrónica, para que sean los futuros innovadores del país, partícipes importantes en el progreso del mismo.

 

Igualmente, en ese mismo mes, el Consejo Universitario de la máxima casa de estudios aprobó la creación del Bachillerato Tecnológico para el Complejo Regional en San José Chiapa, con lo que la BUAP amplió su presencia en la entidad.

 

Además, se ratificó la eficiencia del programa universitario para adultos "50 y más", que permitió a las personas dentro de ese rango de edad retomar sus estudios superiores. Es decir, una vez más la BUAP dio muestra de su visión incluyente, al tomar en cuenta a todos los grupos poblacionales. 

 

Para agosto, el “Lobo mayor” encabezó la inauguración de la Arena Puebla (anteriormente Polideportivo), recinto que tuvo una inversión de 87 millones de pesos y cuyo objetivo principal es ser un espacio de convivencia para el alumnado de la BUAP.

 

En tanto que en la última semana de septiembre, y luego del movimiento telúrico acontecido por esos días, Esparza dio muestra de su compromiso social al exhortar a las brigadas universitarias a que apoyaran a los damnificados del sismo, sobre todo en la Mixteca. 

 

Y en el último bimestre de 2017, el rector compartió el logro de la preparatoria Alfonso Calderón Moreno, que ascendió al nivel II del Sistema Nacional de Bachillerato y consiguió su recertificación en el Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001-2008.

 

Sumado a lo anterior, en este año, la administración de Esparza Ortiz propició la incursión de más investigadores BUAP en el respectivo sistema nacional, con lo que refrendó su compromiso con la calidad académica de dicha institución.

 

Otros de los logros relevantes de Esparza Ortiz y la BUAP en 2017 son los siguientes: los 60 programas de posgrados reconocidos en el padrón de calidad, así como 20 doctorados y 8 maestrías; los avances en los rankings de las mejores universidades del país y la preservación del 100 % de programas acreditados por todos los organismos nacionales e internacionales.