México tiene una política pública de Ciencia Abierta, dice Mercado Lara

 

De acuerdo con los registros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el primer y único país en tener una política pública de Ciencia Abierta, financiada con dinero público, señaló Eunice Mercado Lara, subdirectora de Política de Ciencia y Tecnología de Conacyt.

 

Durante la ponencia “La Política de Ciencia Abierta en México”, impartida en el marco del V Seminario Iberoamericano de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación, comentó que la Ciencia Abierta “es una práctica que tiene como objetivo incrementar el acceso de las investigaciones científicas, financiadas con recursos públicos, a la ciudadanía, por medio de la difusión máxima del conocimiento científico, tecnológico y de innovación”.

 

Ante periodistas de ciencia, investigadores y estudiantes reunidos en el Centro de Convenciones del Complejo Cultural Universitario, resaltó que la lógica de esta política es una mayor disponibilidad de recursos de información, lo cual se ve reflejado en una retribución justa para los contribuyentes que han financiado con sus impuestos la investigación científica pública.

 

“A la par, este ejercicio nos permite acelerar el desarrollo del conocimiento científico y tecnológico, y la meta es democratizar el acceso a la información y el conocimiento”, refirió.

 

En este sentido, dio a conocer que los lineamientos generales de Ciencia Abierta de Conacyt están basados en seis estrategias: las revistas, el Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica (Conricyt), el Programa de Repositorios, la Comunicación Pública de la Ciencia, el Sistema Integrado de Información sobre Investigación Científica y Tecnológica (Siicyt) y el Programa de Conectividad.

 

Detalló que las revistas están divididas en científicas (99 indizadas y 100 no indizadas), y de divulgación (23); el Conricyt, que es la segunda instancia de adquisiciones más importante en Latinoamérica, busca ampliar el acceso a la información científica en formatos digitales, cuenta con 177 colecciones de revistas científicas, 68 editoriales y 473 mil tesis, 17 colecciones de libros y 28 de revistas de acceso abierto, así como 25 mil publicaciones que benefician a 519 instituciones.

 

Mercado Lara afirmó que la política de Ciencia Abierta cumple con los objetivos del Acceso Abierto de la UNESCO, enfocados a mejorar la capacidad educativa de las instituciones de educación superior, la reducción de brechas educativas, tanto económicas como sociales, en cuanto al acceso a la información, el enriquecimiento de repositorios y bibliotecas virtuales con información más accesible, más eficiente y más actualizada, la legitimidad de las universidades y centros de investigación mexicanos, fortaleciendo su misión de compartir el conocimiento, entre otros.

 

Finalmente, comentó que los siguientes pasos son el uso expedito de la información científica para llevar a cabo procesos de desarrollo y comercialización de las innovaciones, en los que se involucren el gobierno, las instituciones de educación superior y el sector empresarial.