Una ballena jorobada que quedó varada en Qidong, en la provincia oriental china de Jiangsu, murió después de haberse quedado varada por tercera vez en apenas tres días.