Obligada por una dura sequía que sacude al país de manera cíclica, la oriental ciudad de Santiago de Cuba, la segunda en importancia de la isla, busca soluciones en el mar.